lunes, diciembre 21, 2009

La Iglesia se enroca ante una Europa laica y diversa. El Vaticano insiste en su estrategia de influencia con un discurso más reaccionario

La Iglesia se enroca ante una Europa laica y diversa. El Vaticano insiste en su estrategia de influencia en los debates políticos con un discurso más reaccionario. El aumento de la inmigración musulmana despierta los peligros de la islamofobia. DIEGO BARCALA - MADRID - 21/12/2009 04:00
El ensalzamiento de la raíz cristiana de la construcción europea igual sirve para mantener los crucifijos en las aulas, prohibir los minaretes en las nuevas mezquitas, vetar el uso del velo o pelear contra el aborto. El Vaticano tiembla ante el avance de una Europa más diversa y sobre todo más laica. En su cruzada por recuperar el peso político de siglos pasados la Iglesia católica ha radicalizado su influencia con los partidos democristianos. Para defender su discurso reaccionario no duda en resucitar el debate de la separación de la fe y la razón.
El integrismo ha sido la respuesta católica ante una Europa que empezó a cambiar hace un siglo. "El crecimiento de otras opciones religiosas está detrás, pero, sobre todo, influye que el pensamiento basado en la razón y la secularización ha alcanzado en Europa su grado más alto", analiza el presidente de la asociación Europa Laica, Francisco Delgado. "El discurso de Ratzinger sobre el desvío moral de Europa terminó con la Ilustración", analiza el presidente de la Fundación Cives, Victorino Mayoral.
"Cada uno debe guardarse de provocar", opina Sarkozy
Identidad republicana
El último proceso constituyente de la Unión Europea sirvió al papa Benedicto XVI para reivindicar los derechos adquiridos por la cristiandad frente a otras creencias. En el camino de la definición de la identidad europea, el Vaticano no ha dudado en atacar al islam e incluso Joseph Ratzinger llegó a vincular esta religión con la violencia. La gasolina papal prendió el pasado noviembre en Suiza, dando lugar a un referéndum para impedir la construcción de minaretes en las futuras mezquitas. El resultado de la consulta impulsada por la ultraderecha fue contundente al aprobarse que los alminares atentan "contra la convivencia" de las religiones.
El debate local se extendió rápidamente y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, lo aprovechó el pasado martes para agitar el debate sobre la identidad republicana de los franceses en una artículo publicado en Le Monde. "Cada uno debe saber guardarse de toda ostentación y de toda provocación y ser consciente de la suerte que tiene de vivir en una tierra de libertad", escribió el presidente galo. Un día después, su Gobierno aprobó la prohibición del uso del burka por el mismo espíritu "republicano", a juicio de los conservadores franceses.
"El modelo laico de Francia sigue vigente", señala la Fundación Cives
Sin embargo, algunos sociólogos sostienen que la esencia del modelo republicano francés defiende la tolerancia, no las prohibiciones. "En el fondo de esas medidas está el mismo mensaje de los que dicen: no soy racista, pero el islam atrae problemas de integración", explica el sociólogo de la Universidad Rovira i Virgili, Jordi Moreras.
La reacción de Francia ante el debate no sorprende a los expertos en laicismo que mantienen su fe en una tradición centenaria de Estado laico. "Su modelo sigue vigente pese a la reacción que la derecha tiene ante la presencia del islam en Francia, donde esta minoría es la mayoritaria de Europa. Mezclar el Estado laico con la integración de los inmigrantes se le volverá en contra a Sarkozy", opina Mayoral.
"Benedicto XVI asegura que las mezquitas tendrán derecho a crecer en Europa cuando permitan construir iglesias en Arabia Saudí. Es un mensaje terrible a la sociedad", añade Moreras. "Es necesario recalcar que algunas parroquias hacen una tarea encomiable en la integración de los inmigrantes en la sociedad, lo que no se corresponde con los mensajes lanzados por el Vaticano que corresponden más a una clave política", matiza Moreras.
"Así no se ayuda a amar Europa", dice el Vaticano del fallo de los crucifijos
El origen cristiano de la creación de Europa volvió al púlpito tras la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo del pasado 3 de noviembre. El fallo afirmó que los símbolos religiosos en las aulas atentan contra la libertad de conciencia de los padres a educar a los hijos en las creencias que ellos elijan. El Vaticano aseguró que los símbolos están "profundamente ligados a la identidad histórica, cultural y espiritual del pueblo italiano", en palabras del portavoz papal, Federico Lombardi. "No es por este camino como se ayuda a amar y compartir la idea de Europa", concluyó el portavoz de Ratzinger.
España más radical
La máxima expresión del integrismo católico está presente en la jerarquía católica española. La sentencia de Estrasburgo, que tiene un proceso paralelo en los tribunales españoles con otras denuncias contra los crucifijos, fue calificada por los portavoces del episcopado español como "un ejemplo más de la cristofobia actual". El Gobierno socialista se ve obligado con frecuencia a advertir que su papel social no es influir en la política.
Sin embargo, la alianza entre altares y parlamentos ha alcanzado grandes éxitos en la política española actual. "La opción laicista supone una confrontación ilimitada en nuestro país de tradición, ascendencia e historia esencialmente cristiana", argumentó la pasada semana el juez de Castilla y León Francisco Javier Zataraín para oponerse a la retirada de los símbolos en los colegios. Con las mismas palabras defendió el diputado del PP Juan Antonio Trinidad idéntica postura en el Congreso.
"El problema del integrismo es que lucha contra un adversario imaginario en el que sitúa a los que defienden las reglas básicas del respeto y las libertades", analiza Mayoral.
El miedo al islam en Europa ELENA ARIGITA, experta de Casa Árabe-IEAM. Autora de ‘Musulmanes en España'.
El referéndum suizo para prohibir la construcción de alminares ha reavivado en Europa el debate sobre el miedo al islam. Parece haber consenso en que la consulta pertenece en exclusiva a Suiza, pero su impacto permite analizar en clave europea los elementos comunes y distintos de cada país. Entender las dinámicas que alimentan el miedo al islam y su articulación en Europa y en los contextos nacionales es indispensable para combatirlo.
Aunque la consulta sería impensable en otros países, algunas situaciones a nivel local dificultades administrativas para construir mezquitas y puntual rechazo vecinal contra estas hacen pensar que el miedo que ha movilizado el voto en Suiza puede tener un poso común en Europa, aunque haya consenso en calificar los incidentes como islamofobia, maurofobia o xenofobia. ¿Importa cómo calificar esas manifestaciones de rechazo a las mezquitas y al islam? Definitivamente, sí. Es importante trazar la genealogía de esa fobia temor irracional a desvelar las lógicas que la alimentan, y de qué maneras se articula para abordar potenciales conflictos sociales.
La islamofobia es un fenómeno nuevo que se construye en dos niveles, global y nacional, entrelazados, retroalimentados y que permiten justificar el temor. En el nivel global, el orden geopolítico internacional alimenta la percepción esquemática de que el islam es incompatible con los valores democráticos y los derechos humanos, esencializados a su vez como patrimonio exclusivo de Occidente. En los contextos nacionales, ese debate se ve legitimado por la construcción histórica del islam como el "otro" ajeno a Europa.
Desde otra perspectiva, que a menudo sirve para reivindicar posturas antiislámicas, la intolerancia en países musulmanes hacia otras religiones no puede ser una coartada que justifique la discriminación de los musulmanes en Europa, pues esa actitud erosiona el marco democrático, plural y de libertades que reivindicamos en las sociedades occidentales.

1 comentario:

Isaak Asino dijo...

Pues no sé que pensar sobre todo ésto, Profesor de Eso. Cuando las religiones han aportado algo positivo, ha sido a cambio de muchos otros hechos muy negativos.

La Iglesia Católica ha sido más o menos contenida durante estos dos últimos siglos, y un segundo frente a cargo de Islam, que se encuentra ideológicamente en el mismo status que la I.Católica de quinientos años atrás, lo interpreto como correr un riesgo innecesario y un asunto muy serio.

Ambas religiones son expansionistas, y tras sus máscaras de amor al prójimo es bien sabido lo que late y cuáles son sus auténticos objetivos.

Un saludo cordial.

.

Archivo del blog

.