sábado, octubre 30, 2010

Un recuerdo contra Mario Vargas Llosa. Matías Escalera Cordero

Un recuerdo contra Mario Vargas Llosa. Matías Escalera Cordero diagonal periódico. Sábado 9 de octubre de 2010. Número 134 Número 135

“… Creí que se habían olvidado de mí…” Con estas palabras, según los periódicos, recibió Mario Vargas Llosa la noticia del Nobel. Y, a medida que las veía repetidas en todos los medios, iba cayendo en la cuenta de que esas eran exactamente las palabras que mejor definían, en efecto, al tipo de escritor e intelectual que Mario Vargas Llosa es; al tiempo que me traían a la memoria, cual madalena proustiana, la causa, las circunstancias y los matices del desencuentro que tuve con él, hace ya algo más de veinte años, en uno de los círculos burgueses de la ciudad italiana de Trieste, a propósito del estreno de su obra Kathie y el hipopótamo, y tras una charla, cuyo título, pensado ahora, resulta más que significativo, "La mentira y su función en la vida y en la literatura"… Y es que, detrás de esas palabras, leídas una y otra vez, volvía a ver a ese escritor e intelectual maniobrero y vergonzante que vi entonces; aquel que abandonó, un día, el compromiso con la escritura y con el desentrañamiento de las auténticas tramas del mundo real, para irse por las ramas, y echarse en manos de la impostura y del lucro –esto es, de la industria literaria y de sus dueños–, y que demandaba –y exigía, desde hacía tiempo ya– el pago definitivo de su servicio, diferido tan incomprensiblemente, para él, y los suyos, en el tiempo. Que, al fin, ha llegado.

Fue en la primavera de 1988, cuando, en efecto, se me presentó la ocasión de encontrarme –e incluso la posibilidad cierta de compartir mesa y mantel– con el autor de Los cachorros, uno de los relatos que más había contribuido, durante mi adolescencia, a atizar esta pasión mía por la escritura; pero también –y al mismo tiempo– la ocasión de enfrentarme al político que acababa de fundar el Frente Democrático (FREDEMO), una amalgama conservadora y neoliberal –entre reaganiana y thatcheriana–, con la que se había enfrentado a Alán García, y con la que trataría de alcanzar, luego, la presidencia peruana, defendiendo un programa político y económico tan radicalmente antisocial, que, de puro rechazo, abriría las puertas, de par en par, a la victoria de un indeseable populista como fue Alberto Fujimori.

Había, pues, mucho de contradictorio y de paradójico en la emoción que me embargaba, mientras me dirigía en automóvil, desde Ljubljana, en cuya universidad trabajaba por esos días, hasta la cercana ciudad de Trieste, acompañado de algunas de mis colegas del Departamento de Lengua española y Literatura. No sabía a qué Vargas Llosa me encontraría, si al extraordinario escritor que tanto me había marcado, o al detestable político neoliberal que había traicionado y traicionaba, de modo tan flagrante, el sentido profundo de su propia escritura, tal como yo la había recibido y comprendido.

Aunque, debo reconocerlo, me sentía más predispuesto a entender y a comprender, que a reconvenir e increpar, a pesar incluso de que la sede inicialmente prevista para la conferencia había sido trasladada desde los locales de la Universidad triestina al de una sociedad cultural burguesa de la ciudad, por el miedo de los organizadores del acto a que le sucediese lo mismo que le había acontecido, unos días antes, en la Universidad de Bolonia, en la que, según me contaron, los profesores y los estudiantes de la misma le habían puesto en más de un brete y dificultad mayúscula con sus insistentes preguntas acerca de su compromiso político y de las nefastas consecuencias que su intervención había tenido finalmente para su país.

Sin embargo, para mi completa decepción y sorpresa, no me encontré con ninguno de los dos, sino con una lamentable especie de híbrido de los dos Vargas Llosa que se arrastró durante más de una hora, ante un auditorio compuesto por esas señoras de abrigo de visón y de collar de perlas, tan típicas de determinados actos de “alta cultura”, por una parte; y unos cuantos profesores –entre los que nos encontrábamos nosotros–, con algún estudiante de español, quizás, perdido entre tanto derroche de piel y de inteligencia, por otra; con un discurso manido y anticuado ya, a esas alturas, sobre el valor genésico de la mentira, sobre la autonomía del arte y de la literatura, y contra el compromiso en la escritura y en el ejercicio de la literatura, que encantó a las primeras, pero que dejó fríos y frustrados a la mayor parte de los segundos.

Mi rabia y frustración, sin embargo, no procedían tanto de lo afectado, de lo superficial y lo manoseado del discurso, sino de ver cómo un gigante de la auténtica literatura se convertía, se había convertido ya definitivamente, delante de mis ojos, en un remedo de sí mismo, en un penoso monstruo de la feria cultural, que trataba, mostrando sus llagas de puntual arrepentido, congraciarse con los amos del circo, pensando ya, estoy seguro, en lo que diría cuando recibiese el premio y la recompensa prometida.

¿Cómo podía pretender aquel hombre que optaba a la presidencia de su país, con el fin de implantar en él las recetas más lesivas y criminales del Fondo Monetario Internacional y de la inteligencia económica neoliberal, pretender que su escritura no estaba ya contaminada por el compromiso? ¿Cómo podía pretender aquel hombre una literatura y un arte desligados de cualquier compromiso con las tensiones y los conflictos que jalonan y constituyen el mundo real? Y esa fue, según recuerdo, mi pregunta…

Cuando se refería al compromiso desbaratador de la literatura y del arte puros –le pregunté–, se estaba refiriendo, por lo que podía deducir, sólo a un tipo de compromiso concreto, el que se dirige a la raíz de los procesos históricos y de los fenómenos, aquel que posibilita una literatura y una escritura críticas: vamos, un compromiso social “de izquierda”, ¿no era eso lo que había dicho? Ya que el compromiso con las élites y con el dinero o el lucro no contamina la literatura; ¿había entendido bien, o no, sus palabras? Más tarde, una vez finalizado el acto, ese fue también, más o menos, el contenido de la breve conversación que mantuve con él, a las puertas de la institución; que aquel Vargas Llosa que había escuchado hacía un rato, y el contenido de su discurso, eran las razones por las que su escritura había dejado de interesarme a partir de un cierto punto…

Cuestión y actitud, la mía, que juzgó literalmente “extremadamente prejuiciosa”. Huelga decir que finalmente no compartimos mesa y mantel. Recuerdo también el baboso servilismo de los que lo rodeaban, tan semejante al baboseo mediático de estos días. Sí, así mueren nuestros héroes, entre babas, pero resulta realmente impresionante y doloroso verlos caer delante de ti. A veces, no obstante, percibo destellos del escritor que una vez fue, en su escritura reciente, y me inclino a recuperar entonces la memoria de aquel emocionante y cortante relato que marcó mi actitud frente a la escritura; y me olvido, por un instante, del fantoche que vi en Trieste, o de este patético ser que dice “… Creí que se habían olvidado de mí…”.

Y, mientras redacto esta breve memoria de aquel momento de hace más de veinte años, Oliver Stone, de visita en Madrid, para promocionar su última película, e interlocutor alejado de la general pleitesía hispano/mediática en torno al Nobel, en una entrevista radiofónica, aun reconociendo que es cierto que sólo ha leído en inglés la obra del autor peruano, y que “a lo mejor, quizás por ello, se ha perdido algo”, esboza de él un retrato que representa a la perfección aquella impresión que tuve y que mantengo aún de aquella tarde en Trieste. “… Conocí a Mario, y lo veo torcido, reprimido, conservador y con la mentalidad de las jerarquías que impiden los cambios necesarios en Sudamérica…”, afirma contundente, Stone. “… Pero eso no impide que escriba bien…”, protesta la locutora, con ese tono de rancio y dulzón liberalismo bien pensante, tan sabihondo y tan encantado de conocerse a sí mismo, marca de la casa (de la Ser y del grupo Prisa, en general), que odio hasta el extremo. “… Eso es verdad, pero Vargas Llosa ha construido un lobby, porque es un político, y ha estado planeándolo durante mucho tiempo, no entiendo que no se lo hayan dado a Carlos Fuentes…”, le responde el director norteamericano. Sobran los comentarios. Y compruebo que no son sólo mis prejuicios los que escriben.

No es nada personal. Segundo recuerdo contra Mario Vargas Llosa Matías Escalera Cordero Viernes 29 de octubre de 2010. Número 136

Debido al eco obtenido por el primer artículo, titulado Un recuerdo contra Mario Vargas Llosa, publicado en DIAGONAL, y por alguno de los comentarios que ha suscitado, creo conveniente aclarar y ampliar varios de los considerandos esgrimidos en él; empezando por lo evidente, no es la persona lo que me interesa. Muy pocas veces –creo que nunca por escrito, hasta la fecha–, he juzgado el carácter de nadie; es al hombre público –a sus conductas públicas y estrictamente políticas–, y al escritor, esto es, a su obra escrita, a los que me enfrento públicamente. De hecho, Mario Vargas Llosa es una persona, por lo general, fina y educada –sea lo que sea lo que entendamos por ambos vocablos, y descartado el contenido de clase que conllevan–; lo era incluso cuando daba, impecablemente trajeado, sus mítines a los menesterosos campesinos de las aldeas peruanas, durante las campañas electorales –según cuentan aquellos que los presenciaron–; de hecho, el que quisiese hablar conmigo, un joven profesor, por aquel entonces –que no era nadie y al que no conocía de nada–, de un modo tan franco y abierto, es de resaltar y agradecer.

No era, pues, la persona, sino sus actos y su obra pública y publicada, el objeto del anterior artículo, como lo es el de éste. No se trata tampoco de una cuestión moral: en absoluto. Se trata de dilucidar qué es lo que ha echado a perder una escritura como aquella de sus primeros libros; por más “destellos geniales” que pueda haber en lo que escribe y ha escrito después de Conversación en La Catedral. Nadie puede perder, aunque se lo proponga, todas sus virtudes; pero la fuerza y el sentido que el compromiso con la realidad y la propia escritura da a una obra literaria, esa se perdió irremediablemente.

En algunos artículos y escritos que he leído en estas semanas, se hacen valoraciones de la trayectoria y de la curva que describe la obra de Vargas Llosa que coinciden aparentemente con lo dicho hasta ahora: cómo hay un momento en que su obra pierde, en efecto, interés y fuelle; pero el punto de partida de la mayoría de esos trabajos es otro y las causas establecidas, distintas; y es que, por lo general, no se precisan ni el alcance ni el significado de los términos que se utilizan, como, por ejemplo, el significado –entre nebuloso y tópico– de la palabra compromiso; o la inútil pretensión de rehuir el “debate ideológico” en el análisis crítico de una obra literaria; cuando es precisamente la ideología, o más propiamente la posición subjetiva desde la que se realiza el acto de escribir, lo que explica precisamente algunas de las decisiones técnicas y estilísticas más importantes en la obra de un autor; como es el cambio de estatus en el narrador que se detecta en las novelas de Vargas Llosa, y que, a grandes rasgos, iría de un narrador predominantemente dialógico y dialéctico, en sus primeras obras –las más recordadas y alabadas–, a otro de tipo unívoco y autoritario, que viene a coincidir –y no casualmente– con el giro copernicano que tiene lugar en el objetivo mismo de su escritura: que, resumiendo, iría desde el intento de determinar las claves de la realidad material, social, política e histórica, a partir de los conflictos e historias individuales, al principio; hasta la reducción de la realidad material, social, política e histórica a meros conflictos e historias individuales.

Y he aquí lo verdaderamente significativo, que este giro, este proceso de deshistorización de la escritura; esta reducción de lo material e histórico a lo puramente individual, se da invariablemente en todos aquellos novelistas y escritores que se deciden por la mera búsqueda del éxito en su “carrera literaria”, así como del reconocimiento y del lucro consiguientes –objetivo por lo común más acorde, es cierto, con sus orígenes de clase–, y que necesitan, por ello, acomodarse a las leyes del mercado. Véase, si no, el caso paradigmático –pero no único–, en la reciente novela española, de un Javier Cercas, y su lógico y candoroso panegírico al maestro menospreciado –¡por la izquierda!–, en el diario El País del pasado 17 de octubre.

Las posiciones subjetivas respecto de la realidad, igual que las coberturas ideológicas con que se justifican, condicionan irremediablemente la escritura; el compromiso, entendido este como la sujeción –racionalizada, o no– a los intereses materiales de una clase o de un grupo social (a cualquiera de las que o los que compiten de modo efectivo en la realidad material e histórica), o a sus mundos simbólicos –esto es importante–, no sólo es inevitable, sino que explica las decisiones escriturales –literarias, en este caso– que tomó Vargas Llosa en su momento; o las que hemos tomado, o tomamos, todos cuantos competimos en el dominio específico de lo literario y lo escritural. Y quien no quiera verlo es que está ciego, o se hace el ciego.

Más allá de la anécdota y del desencuentro personal, esa patética necesidad de premios y de reconocimiento, de la que hablábamos en el primer artículo, como esa “prosa exquisita”, tan universalmente alabada; o esa “mirada entomológica y omnisciente del autor que, amparado en una ética humanista de clase, y, por tanto, de distinción, contempla de forma condescendiente el pecado de ser humano atado al brutal hecho de existir y reproducirse, tal y como hacen las clases subalternas”, de la que habla un querido compañero mío en las tareas de Tierradenadie Ediciones, Mario Domínguez; tan propia de ese segundo Vargas Llosa que denunciamos, y tan cercana en muchos aspectos a la mirada dominante en cierta novela fascista de nuestra posguerra, especialmente en “aquellas obras que exponían justamente la brutalidad del momento, como La colmena, de Cela”, según me señala también mi compañero Mario Domínguez; esa mirada distanciada y entomológica, tan distinta de aquella primera mirada tan cercana y explicativa que descubrí, siendo joven, en Los cachorros o en La ciudad y los perros, no es más que la ideología hecha literatura, mírese por donde se mire.

En tal sentido habría que considerar también, como síntomas incontestables de ese giro copernicano, tanto su elogio de la mentira, del que hablamos en el primer artículo; como ese característico abuso de la “imaginación creativa” en la manipulación y en la efectiva deshistorización de los hechos narrados, tan ejemplarmente llevada a cabo, con respecto al protagonista y a la obra de referencia, Os sertoes, en La guerra del fin del mundo; o, de otro modo, en La fiesta del chivo, en la que el papel jugado por los Estados Unidos queda efectivamente ausente.

En La guerra del fin del mundo, que trata del levantamiento realista de los campesinos liderados por Antonio Conselheiro, ¿por qué ese tratamiento degradado del personaje del intelectual Euclides da Cunha?, se pregunta Walnice Nogueira Galvan, especialista en la obra de Euclides da Cunha; para la que resulta tal degradación tan incomprensible como intencionada; en una novela, por lo demás, que, en palabras de la profesora brasileña, se toma “una obra de arte, Os sertoes, un monumento, y algo complejísimo, y se transforma en un simple best-seller, quitándole toda la complejidad, transformándola en algo banal…”

Margaret Thatcher, el líder político en el que Mario Vargas Llosa se miró durante años, nos da una de las claves del asunto con una de las sentencias que mejor ha expresado y resumido lo que es el neoliberalismo: “la sociedad no existe, sólo existe el individuo”. ¿Ha quedado claro? Si no es así, veamos lo que Belén Gopegui escribió acerca de La fiesta del chivo en su extraordinario artículo "Literatura y política bajo el capitalismo", en 2005: “… en estos momentos el capitalismo no necesita tanto explicitar sus demandas pero, si lo necesitara, habría formulado el encargo más o menos así: Conviene que quien en su día defendió la literatura como una forma de insurrección permanente, y hoy está claramente al servicio del llamado neoliberalismo, escriba una novela sobre una dictadura latinoamericana. Conviene que se trate de una dictadura antigua, sobre la que ya se hayan cerrado teóricamente las heridas. Conviene distanciar esa dictadura de los Estados Unidos lo más posible aunque sin incurrir en mentiras gruesas puesto que hay hechos que ya son de dominio público…/… convirtiendo cualquier acto de resistencia en fruto de la inquina o la venganza personal. Se le sugiere, puesto que al fin y al cabo no le llevará mucho trabajo, haga de un personaje cercano a Trujillo un simpatizante de Fidel Castro. Alguien particularmente abyecto, por ejemplo el jefe de la policía política, el máximo torturador. Si la verdad histórica dice que ese hombre formó parte de una operación encubierta de la CIA contra Fidel Castro no la mencione, en este caso no es demasiado conocida.” ¿Lo está ya?

Veamos, no obstante, otras expresiones sintomáticas del mismo proceso, esta vez, en la faceta de crítico, de lector de lectores, con esa interpretación puramente escapista que hace nuestro autor de la obra y de la figura de Juan Carlos Onetti; excelente paradigma, donde los haya, y ejemplo último de los límites y de las servidumbres a los que se ve sometido un escritor e intelectual que renuncia al compromiso con la realidad y con su propia escritura, a cambio de una “carrera literaria” llena de éxito y de premios. Del título del libro, El viaje a la ficción (2008), en el que se toma y utiliza como mera coartada a Onetti, Vargas Llosa ha dicho lo siguiente: “la respuesta a la derrota cotidiana es la imaginación: huir hacia un mundo de fantasía. Es decir, aquella operación de donde nació la literatura, por la que existe la literatura y por eso el título del libro”. ¿De veras es la fantasía y la imaginación la única respuesta a las derrotas? ¿Y la inteligencia racional, o el análisis crítico de las causas, o la ironía movilizadora, o la acción? Sí, qué pasa con la acción liberadora, ¿la descartamos? Descartémosla, nos despeinaremos y perderemos la compostura, o el nudo de la corbata, o la “prosa exquisita”, o los premios, o el reconocimiento. La ironía, qué pasa con la ironía.

Nos dejamos en el tintero otros muchos aspectos indeseables del escritor que ha llegado a ser y del hombre público Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura, autor respetado y reconocido, político, ideólogo y articulista; como su vergonzosa posición respecto de la guerra de Iraq, y la posterior explotación periodística y mediática que hizo de la misma, mediante sus bien pagadas crónicas, auténticos “trofeos de guerra”; para eso les dejo y les recomiendo la lectura del capítulo correspondiente del libro de Santiago Alba Rico, Crímenes de guerra (Madrid, 2003).

“Cartografía de las estructuras de poder…” e “imágenes vigorosas sobre la resistencia individual frente al poder”. Son los argumentos de la Academia sueca, pero ¿realmente sucede así? ¿Es el individuo la medida de la Historia? ¿Hacemos solos, por nuestra cuenta, aislados de los demás, la realidad? ¿Los modos de producción capitalista nos oprimen a nosotros solos? ¿Nos liberaremos de ellos solos? ¿Tenía razón Margaret Thatcher? ¿Tiene razón el Tea Party? O será la imaginación y la fantasía las que nos salven.

Mario Vargas Llosa, ¿intelectual comprometido con su tiempo?

Mario Vargas Llosa, ¿intelectual comprometido con su tiempo? A propósito del Premio Nobel de Literatura 2010

En medio de los ánimos aun caldeados por las recientes elecciones municipales y regionales en el Perú, y con la atención pública volcada a la espera del resultado final del conteo de votos, cayó una noticia de tremendo peso histórico para nuestro país en general: la Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura 2010 al afamado escritor peruano Mario Vargas Llosa, “por su cartografía de estructuras de poder y sus mordaces imágenes de la resistencia individual, sublevación y derrota”, como mencionó un miembro del comité encargado.

Desde que se instituyeran los premios Nobel en 1901, bajo responsabilidad y mandato testamentario del famoso inventor y químico sueco Alfred Nobel, se ha celebrado año tras año este certamen entregando galardones en merito al reconocimiento de hombres y mujeres que marcaron la historia en diversos campos del quehacer humano, siendo la Literatura la cuarta mención de los cinco preciados premios de la Academia.


Al mismo tiempo que esta premiación generaba los más encendidos saludos y hasta discursos oficiales en el Perú a cargo del gobierno central con Alan García a la cabeza –otrora enemigo político de Vargas Llosa- y del gobierno regional de Arequipa, tierra natal del hoy premio Nobel, quienes no escatimaron en elogios y proyectos de homenajes de carácter oficial con días de feriado incluido. Del mismo modo ya la prensa internacional hacia reseñas y crónicas sobre la vasta obra literaria del autor peruano, haciendo hincapié en su prodigiosa pluma, su verso envolvente y su capacidad creativa en narrativa y periodismo que ejerció desde temprana edad.


Del mismo modo, se hizo menciones notorias sobre su papel como intelectual de nuestro tiempo y su posición respecto a la política latinoamericana y la europea. Entrando a tallar su abierta adhesión al liberalismo como forma ideológica de interpretación de la realidad.


Por lo mismo, fue elogiado por su “defensa de las libertades del individuo frente a todo totalitarismo de cualquier sector político”. A la par de su innegable calidad de escritor se le señala como un paradigma de pensador comprometido con su tiempo, esto sumado a una de sus primeras declaraciones ante la prensa, cuando dijo que “yo soy el Perú”. Es justamente de esta frase de la que partirnos para el desarrollo de este texto.


¿En qué momento se jodió Vargas Llosa?


En el libro Conversaciones en La Catedral, la obra empieza con una reflexión de Santiago Zavala, “Zavalita”, que recae en una pregunta: “¿En qué momento se había jodido el Perú?”. Esta pregunta se hizo común en el argot popular peruano y hoy bien podríamos aplicarlo al autor intelectual de tal frase.


Mario Vargas Llosa nació en Arequipa (Perú) en 1936, y desde adolescente mostró sus trabajaos literarios y escritos periodísticos en la prensa limeña. En 1953, durante el gobierno militar de Manuel A. Odría, Vargas Llosa ingresó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde estudió Derecho y Literatura. Es allí donde participa en la política universitaria a través de la célula Cahuide, bajo control del Partido Comunista Peruano, entonces perseguido por el gobierno, contra el que Vargas Llosa se opuso a través de panfletos universitarios y en fugaces protestas públicas.


A partir de ese año, el escritor peruano adhiere a las ideas socialistas e incluso se hizo un fervoroso defensor de la Revolución Cubana y todo cuanto en nombre de la izquierda nacional y latinoamericana se hacía, llegando incluso a defender los procesos de nacionalización y reformas agrarias del gobierno del general Juan Velasco.


Se sabe que se inició en su militancia marxista bajo las enseñanzas del ex guerrillero Héctor Béjar y quienes le conocieron en aquella época señalan que su apasionamiento cuasi visceral por sus ideas ya se dejaba ver. Aquella convicción en la pronta revolución socialista y popular era manifestaba por el joven escritor sin reparos aparentes.


Pero luego, se dio su ruptura con esta misma izquierda con el caso de la autocrítica del poeta cubano Alberto Padilla, aun cuando hace poco tiempo había escrito lo que muchos consideraron “el mejor ensayo latinoamericano de defensa de la Revolución Cubana”. Luego de este “desencanto” se acerca al Partido Demócrata Cristiano de Héctor Cornejo Chávez, esperanzado en que dicho partido lanzaría la candidatura de José Luis Bustamante y Rivero quien, por aquel entonces, regresaba del exilio. Durante este tiempo, trabajaría como asistente del renombrado historiador sanmarquino Raúl Porras Barrenechea en una obra que nunca llegaría a concretarse: varios tomos de una monumental historia del Perú.


Desde entonces inicia su carrera literaria ligada estrechamente a su nueva posición ideológica: un liberalismo fiel a los principios de las supuestas libertades individuales, pero más incisivo en las libertades económicas y de mercado, que en nuestra región se ha traducido siempre como sustento teórico de lo que en realidad se aplicó como neoliberalismo salvaje, que en la practica llevó a Vargas Llosa a apoyar –en su momento- descaradamente a regímenes fascistas como el Pinochet en Chile en su marcha por arrasar con las oposiciones de izquierda e imponer los designios de los Chicago Boys, liberalismo económico en beneficio de la burguesía nacional e internacional.


Luego, en 1987 el escritor peruano encabezó una de los mítines que por entonces la derecha peruana, asustada por un gobierno populista del Apra de aquellos años, realizaba. Aquel año encabezó la oratoria de la noche contra los intentos de estatización de la banca de un joven Alan García, que fue atacado y acusado por un furibundo Vargas Llosa. Vargas Llosa y la política


A partir de ese momento se convirtió en líder de una coalición de derecha, el Frente Democrático Nacional (FREDEMO), que poco después lo proclamó candidato a la presidencia de la República. Donde, como ya se sabe, perdió las elecciones frente aun total desconocido de rasgos japoneses en 1990. Sobre esta derrota, se le ha reprochado haber anunciado con prontitud su programa neoliberal, mientras su opositor, Alberto Fujimori, sostenía que iba a gobernar sin ese programa y contra él. Apenas encaramado en el gobierno, Fujimori procedió a desmentirse y a aplicar el mismo modelo que su opositor.


Sobre este contexto, el periodista César Lévano en su columna cotidiana nos recuerda que “un episodio poco conocido de esa etapa, ocurrió cuando Luis Bedoya Reyes desmintió unas declaraciones de Vargas Llosa, que había informado de un acuerdo del Frente para que el candidato para la alcaldía de Lima fuera Eduardo Orrego, de Acción Popular, y el del Callao, un miembro del Partido Popular Cristiano. Bedoya quería que los dos candidatos fueran de su partido. Mario se indignó, renunció a la candidatura presidencial y viajó a Europa. Costó convencerlo de que retornara a la lid”.


Por lo demás en cuanto a su accionar político, se sabe que Vargas Llosa es enemigo enconado de los gobiernos de Fidel Castro en Cuba, de Hugo Chávez en Venezuela y de Evo Morales en Bolivia. A quienes acusa de dictadores, autócratas y demás, ganándose para si mismo simpatías generales de sectores conservadores, de derecha neoliberal y de políticos opositores que desde sus países de origen, desde Miami, desde la oligárquica Santa Cruz, desde la comodidad europea y bajo el auspicio de Washington preparan asonadas en Latinoamérica para recuperar el poder que sienten que “les pertenece”.


Del mismo modo, no podemos olvidar cuando nuestro hoy Nobel de Literatura defendió la invasión y agresión a Irak, partiendo del supuesto de que Sadam Husein tenía armas de destrucción masiva, tal como pregonaba el discurso imperialista. Además como olvidar sus opiniones y declaraciones con motivo de la masacre a comunidades amazónicas en las jornadas de lucha del 2009, cuando Bagua fue el epicentro de la resistencia amazónica frente a la usurpación de tierras originarias para vendérselas a las transnacionales, bajo gestión del gobierno aprista y la venia de la derecha peruana.


Sobre esos hechos, no protestó por la agresión a los pueblos amazónicos, no defendió sus libertades individuales ni sus derechos democráticos, no defendió el derecho a la libre autodeterminación, no se opuso a la barbarie policial que regó de sangre la selva peruana, no se indignó con el autoritarismo del gobierno tranzando con la oligarquía criolla, no criticó la presencia de bases militares norteamericanas en suelo peruano, no acusó al presidente por su afán de lotizar y comercializar todos los territorios nacionales ni cuando desde el gobierno se atacó a todos aquellos a quienes se oponían cavernariamente al progreso y la inversión”. Quizá porque en su novela “El Hablador” presenta un personaje que parece haber inspirado mamotreto divisionista “El síndrome del perro del hortelano” de Alan García.


Entonces es curioso –por decirlo menos- que la Academia Sueca haya premiado a Vargas Llosa por “su exploración de la cartografía del poder”, cuando hasta ahora él ha omitido el análisis del poder del dinero, del mercado y del imperialismo, la repercusión de la acumulación de riquezas y de poder político en unas cuantas manos que controlan y dirigen los designios populares. El Nobel de Literatura no ha se pronunciado sobre el poder financiero que aboga y paga las invasiones a pueblos enteros y los somete en nombre de la democracia y la libertad.


Vargas Llosa o la imposición del pensamiento occidental


Pero dejemos un momento de lado su vida política y sus extravíos ideológicos en beneficios de las burguesías liberales y veamos su papel y su estructuración literaria, de quien en 1993, a sus 57 años de edad, adoptó también la nacionalidad española.


Cuando atravesamos tiempos de reacomodos en el poder político mundial, cuando atravesamos contextos de convulsiones sociales en Latinoamérica y el mundo, cuando las masas desposeídas reclaman nuevos paradigmas referenciales o nueva cultura al acceso de todos. Cuando se pide compromiso de los intelectuales en su papel de mentes liberadoras de la ignorancia popular junto al pueblo sufrido, como lo reclamaba y lo ejercía Manuel González Prada en 1905 con su discurso “El intelectual y el obrero”, tenemos a “representantes” de nuestra lengua que no han dudado en construirnos mundos ideales basados en sociedades y practicas ajenas a la cosmovisión que guardan nuestros pueblos.


Como el caso el mismo Vargas Llosa, cuando escribió en 1996 “José María Arguedas. La utopía arcaica y las ficciones del indigenismo”, donde el novelista arremete injustamente contra Arguedas, a pesar de que en 1964 le confesó al periodista Lévano que (Vargas Llosa tenía) “una gran admiración por Arguedas. Él parte de una realidad concreta. En él, el detalle anecdótico adquiere una dimensión universal. En literatura, folclor es pintoresquismo; realidad vista con ojos forasteros. Arguedas escribe desde adentro”.


En su escrito sobre Arguedas, el escritor hispano-peruano revela un evidente arcaísmo tanto metodológico como teórico. Esto se observa en la manera como se acerca al texto literario y en sus ideas sobre el pensamiento mítico. Pues en dicha novela se puede observar con claridad ciertas incoherencias entre la teoría de la novela, sustentada la metodología de interpretación textual, aplicada al análisis de cada una de los relatos de José María Arguedas.


“Considero que existe, en algún sentido, una contradicción entre el marco epistemológico y el método de análisis textual. Mientras que el primero subraya que la literatura construye su propio referente y, por consiguiente, ella no debe comprenderse desde una perspectiva referencialista; el segundo pone de relieve que los textos arguedianos reflejan los traumas del autor y de ese modo el crítico cae en la trampa del referencialismo psicologista, tan peculiar a la estética positivista del siglo XIX. El discurso artístico, pues, revela los traumas del autor real, según Vargas Llosa”, ha señalado ciertamente el crítico literario, miembro de la Academia Peruana de la Lengua y profesor universitario, Camilo Fernández Cozman.


Por su parte, Vargas Llosa afirma que la literatura no expresa una verdad rigurosamente histórica. La literatura no puede determinarse de acuerdo con un modelo preexistente. No refleja la realidad como un espejo. Vargas Llosa distingue la ficción literaria del discurso sociológico. La primera tiene su propia lógica y dinámica; en cambio, el segundo es de naturaleza diferente. Sin embargo, él mismo matiza su afirmación: "Esta reconstitución sediciosa de la vida en una ficción, a imagen y semejanza de una historia personal -en la que, desde luego, se refleja también la Historia a secas-, es lo que intentaré describir en este capítulo sobre los cuentos de Arguedas", señaló en el libro que citamos líneas arriba.


Entonces, observamos que Vargas Llosa critica a lo largo de “La utopía arcaica” las lecturas referencialistas de la obra artística. La teoría del compromiso puso de relieve que la función de la literatura era documentar el Perú profundo. Según Vargas Llosa, se creía equivocadamente que la literatura era un quehacer mimético, explicable sociológica e históricamente.


Vargas Llosa se comporta frecuentemente como un terapeuta a quien Arguedas no le pudo pagar la consulta. Pone de relieve que los cuatro relatos eróticos inéditos de Amor mundo fueron "escritos, por consejo de los médicos, como posible terapia para los traumas que dejaron en su personalidad aquellas experiencias sexuales de infancia". Según el autor, "Arguedas ha proyectado en ese personaje recurrente de sus relatos, el niño que fue".


En toda la obra de Vargas Llosa, y su repercusión en todos sus trabajos posteriores, se sigue observando el talante occidentalista o europeizante de este autor para “criticar” lo que el creía atrasos culturales, lastres de utopías absurdas, sentimientos ocultos, resentimientos frente a lo nuevo y que nada tenían que ver con la visión del hombre moderno y modelo que nos pretendía crea.


¿Defensor de la libertad, la verdad y la democracia?


Para la historia peruana, quedara en el recuerdo aquel 26 de enero de 1983, cuando ocho periodistas fueron asesinados por militares peruanos en la aldea de Uchurajay, Ayacucho (en plena guerra interna). Por ese entonces, el ya autodenominado “defensor de los derechos humanos y adalid de la libertad de expresión”, Mario Vargas Llosa presidió una comisión especial cuyo cometido no fue el de hallar justicia para los periodistas asesinados ni mucho menos, sino exculpar a sus asesinos y de paso, echarles la culpa a los campesinos “brutos e ignorantes” de la zona. Y todo ello con el noble propósito, según él mismo, de "defender la democracia".


El entonces presidente del Perú, Fernando Belaúnde Terry, designó una comisión investigadora, que presidió el escritor peruano Mario Vargas Llosa, cuyo informe final señalaba que “los periodistas pudieron ser asesinados al ser confundidos con terroristas”. Esta versión fue descartada cuando, meses más tarde, fue hallado el equipo fotográfico del periodista Willy Retto, una de las víctimas, con rollos que al ser revelados mostraron escenas en las que los periodistas se estaban identificando ante los campesinos.


Cuando el Tribunal de Ayacucho le increpo estas evidencias y pregunto a Vargas Llosa porque había falsificado la verdad, este admitió que aceptó colaborar con el gobierno "para salvar la democracia". Quedó así probado que esta comisión no fue a Ayacucho a esclarecer los hechos, o a rescatar la verdad de los hechos, sino a encubrir el crimen de las Fuerzas Armadas.


Luego de este informe, Vargas Llosa nunca reconoció su deuda con los campesinos que, por su Informe, fueron perseguidos, torturados y enviados a la cárcel. Jamás reconoció su deuda al país por semejante atropello a la verdad y libertad de inocentes. Tampoco admitió, siquiera como hipótesis de su investigación falseada, que los militares pudiesen ser autores del crimen. Le pagaron para encubrir tal crimen y este vendió su fama de buen escritor como vulgar.


Pero por el contexto político de entonces y por los entramados de la política peruana actual, este escritor goza aun de impunidad y hasta recibe honores por aquella “investigación” de la vergüenza. En lugar de arrepentirse o de ponerse a derecho, Vargas Llosa optó por declararse español, para salvarse de cualquier otro intento de juicio, como lo intentaron los magistrados de Ayacucho.


Para terminar este recorrido breve sobre Vargas Llosa, podemos decir que este galardón solo viene como distractor especial que ahora el gobierno utilizara en lo que es la ultima recta de su gestión. Ahora los discursos de unidad nacional, de orgullo patrio, de reconocimiento del Perú en el mundo, resonaran como campas de iglesia.


Quienes se atrevan a criticar este galardón, serán tachados de antipatriotas, de aguafiestas (títulos que no nos incomodan para nada) por la osadía de oponerse al accionar político e intelectual de Vargas Llosa.


Y como mencionamos a inicios de este texto, cuando Vargas llosa dice que “él es el Perú”, le recordamos que no es cierto. Que el Perú es el territorio que aun sufre asedio y sometimiento constante, el Perú también lo componen los grandes sectores marginados, excluidos, relegados de hombres y mujeres bombardeados por propaganda ajena a sus intereses.


El Perú es el mapa donde si dibujan huelgas y paros mineros, agrarios, populares en defensa de los recursos naturales y las tierras originarias. Es el escenario donde la derecha y la burguesía criolla –a la que pertenece Vargas Llosa- juega a la repartija de todo cuanto pueda venderse y comprarse, incluyendo los destinos populares.


Y sin caer en afanes nacionalistas ni chauvinistas -que de plano también rechazamos y confrontamos- decimos que el Perú es el puñado de luchas, de protestas, de esperanzas que quizás pudo sentirse reflejada si hablaríamos del Nobel a un César Vallejo, José María Arguedas o a un Ciro Alegría. Donde puedan sentirse todas las sangres y no solo los caprichos de un puñado de interesados. Pero ya vemos que la Academia se equivoca, que no es infalible que tener faros del pensamiento. Nosotros quienes nos adherimos sinceramente a la libertad real, a la democracia vital y humana, nos ponemos frente a este escritor que no es el Perú, sino su propio ego e interés político y económico.


Franz García U. Periodista y militante libertario fgaruce(a)yahoo.es 09 de octubre, 2010.

ENTREVISTA A MARCELINO CAMACHO 14/12/2008 "Fidalgo no es de izquierdas"

ENTREVISTA A MARCELINO CAMACHO P. RUSIÑOL MADRID 14/12/2008 Diario PUBLICO: 29/10/2010 02:28 "Fidalgo no es de izquierdas"
A punto de cumplir 91 años, el histórico fundador de Comisiones Obreras, piensa como siempre: "Hay clases y la lucha de clases sigue vigente"
Sigue donde siempre: en Carabanchel, en un piso de 60 metros que compró hace 58 años por 173.000 pesetas, con su esposa y compañera inseparable, Josefina Samper. Viste, como siempre, la ropa que ella le teje, jersey, pantalón: todo.
Y a punto de cumplir 91 años, Marcelino Camacho, el histórico fundador de Comisiones Obreras, piensa como siempre: "Hay clases y la lucha de clases sigue vigente", explica, antes de dar su receta para el momento: "Los trabajadores deben unirse porque se ha avanzado mucho en democracia, pero poco en igualdad".
Si la salud le acompaña, Marcelino Camacho dirigirá el miércoles un saludo a sus camaradas de Comisiones Obreras en el arranque del IX congreso. No es seguro: tiene un aspecto espléndido, sin apenas arrugas "esto se explica por el jugo de zanahoria que le preparo cada mañana", asegura, orgullosa, Josefina, pero se mueve con mucha dificultad y la cabeza no siempre le funciona con la precisión de antaño.
"Es duro, pero no nos quejamos: vamos tirando con la ayuda y el calor de amigos y familiares", explica Josefina. Entre ambos suman 1.500 euros de pensión y se apañan bien, acostumbrados como están a toda una vida de austeridad y militancia.
Marcelino Camacho pasó en total 14 años de prisión durante la dictadura y el próximo 20 de diciembre se cumplen 35 años del Proceso 1.001, el célebre juicio en los estertores del franquismo que arrancó el mismo día en que asesinaron a Carrero Blanco. Lo tiene muy presente: entre los papeles que están sobre la mesa destaca la explicación que del proceso da Wikipedia, la enciclopedia libre de Internet. Se la trajo hace poco una estudiante: el papel está subrayado y le ha dado el visto bueno. "Me gusta porque me han dicho que esta enciclopedia es gratuita", sonríe.
"En aquellos años luchábamos por la paz, la libertad y la democracia y, naturalmente, me parecía muy bien. Pero siempre quise agregarle algo: la igualdad", repite con voz pausada una y otra vez. Su conversación parece deshilachada la edad y la enfermedad no perdonan, pero siempre tiene coherencia. La igualdad es su hilo conductor: "Hemos avanzado muchísimo en democracia y estoy muy orgulloso de ello, pero nos queda pendiente la igualdad desde muchos puntos de vista: para los trabajadores, para las mujeres, etcétera. Y para lograrlo es muy importante la educación".
El humilde piso familiar un cuarto sin ascensor se ha convertido en una auténtica casa-museo. Hay una habitación minúscula atiborrada de papeles, libros y condecoraciones. Y por el comedor y toda la casa se amontonan los recuerdos: fotografías, cuadros, regalos y periódicos recientes, muy subrayados. De su bolsillo saca orgulloso un carné: el de diputado comunista por Madrid en 1977. Y asegura que tiene otro en el mismo escondite, pero ni siquiera lo muestra, no sea que vaya a estropearse: el carné de militante número uno de Comisiones Obreras. "Mientras viva, continuaré con esta militancia", recalca.
Camacho está orgulloso del sindicato que fundó: "Comisiones, hoy, sigue luchando por lo mismo de siempre". Esto pesa mucho más que las discrepancias que mantuvo con sus sucesores, Antonio Gutiérrez, primero, y José María Fidalgo, después, y que le llevaron a alinearse con el sector crítico de Agustín Moreno, vinculado al Partido Comunista de España (PCE). "Marcelino siempre dijo que se jubilaría con la edad, pero algunos tenían demasiada prisa", explica Josefina. Y añade: "Siempre consideró como a un hijo propio a Agustín Moreno y seguimos apoyándole aunque naturalmente ya no tenemos salud para ir a las reuniones". Marcelino escucha y asiente.
Ante el interrogante si se ha derechizado Comisiones Obreras, la respuesta es tajante: "Nosotros somos de izquierdas. Hay clases y lucha de clases. Los patronos tienen intereses distintos al nuestro y en el sistema capitalista se explota a los trabajadores", argumenta el viejo sindicalista, tajante. Pero no elude la polémica. ¿Cree que José María Fidalgo es de izquierdas? "No es de izquierdas", afirma con sonrisa pícara, antes de añadir: "Es neutro. Tampoco diría que es de derechas".
"Hemos luchado mucho y a veces nos preguntamos si ha servido de algo", interviene Josefina. "Lo único que queríamos era asegurar la vida y el trabajo de la gente. En cambio, vemos que la cosa está cada vez peor". "Incluso vemos por televisión los despidos en Perkins, la empresa en la que trabajó Marcelino, y nos parece que las cosas se están poniendo realmente mal".
"Sin duda, sí", contestan al unísono cuando se les pregunta si mereció la pena tanto esfuerzo. Y Josefina muestra su satisfacción porque sus dos hijos hoy ya jubilados también se sumaron a la lucha "sin que nadie se lo pidiera". "He tenido un buen trabajo y mucha suerte con Josefina y la familia. Ahora tengo dificultades físicas, pero ¿qué más puedo pedir?", agrega Marcelino.
Aunque sus familiares y amigos les visitan, la vida cotidiana es cada vez más complicada. Josefina tiene 81 años y está agotada. Y la salud de Marcelino se deteriora. En casa, cuentan con la colaboración de una amiga y barajan pedir alguna ayuda social. Pero ahí continúan, cada día, cuidándose el uno al otro. "Entre nosotros, sólo peleamos por una cosa y no ha cambiado, sigue como siempre", se queja Josefina. No es por Lenin, cuyo busto sigue presente en el comedor, ni por el eurocomunismo, ni por la política sindical. La pelea es por el uso del baño y no tiene tregua. "Marcelino se encierra allí y no sale hasta mucho después, cuando está bien limpio y afeitado. ¡Y sólo tenemos un baño!".
La rutina cotidiana es sencilla: alguna visita, leer, ordenar papeles y la casa, comer de forma muy frugal "hace años que por la noche sólo comemos fruta", explica Josefina, que lo considera una de las claves de la longevidad, una siesta... Todo en el mismo lugar de siempre; día tras día, año tras año.
Cuando estaba de novia, Marcelino era muy delgado, demasiado: pesaba sólo 45 kilos rememora Josefina.
Nunca fui de comer mucho y en esos años había dificultades aclara Marcelino.
Mis amigas me decían: ¡Cuidado que vas a enviudar antes de casarte!
Han pasado más de 60 años y no han muerto ni sus ideas.

viernes, octubre 29, 2010

Windows Browser Choice Screen Will Cause Confusion In Europe Share

Microsoft lanza una nueva herramienta llamada Web browser choice screen. La posición dominante de Internet Explorer sobre el resto de navegadores, toca su fin.
La UE y Microsoft ponen en marcha una nueva herramienta llamada Web browser choice screen, dedicada a desbancar a Internet Explorer a favor del resto de navegadores, que el usuario podrá descargar desde Windows Update.
Los usuarios de Windows 7, Windows XP y Windows Vista en Europa conectados a la Red, deberán elegir su navegador predeterminado al iniciar la sesión.
Tras una denuncia presentada por los responsables del navegador Opera en 2007 por el hecho de ser Internet Explorer el único navegador que Microsoft incluye por defecto en el sistema operativo, la Comisión Europea sancionó al "grande del software" económicamente, a lo que Microsoft respondió, para librarse de la multa, con el compromiso de facilitar durante un periodo de cinco años, una pantalla de inicio donde el usuario podrá elegir su navegador predeterminado entre los siguientes: Internet Explorer 8, Mozilla Firefox, Google Chrome, Opera, Safari, Flock, K-Meleon, Avant-Browser, Maxthon, Sleipnir, GreenBrowser y FlashPeak.
El proyecto ha sido lanzado en Reino Unido, Francia y Bélgica, y ahora le llega el turno al resto de países europeos, según declara Dave Heiner, vicepresidente y miembro del Consejo de Microsoft.

El caso es que Browser Choice, como ya hemos comentado, apareció como el castigo a Microsoft por tantos años de supuesto monopolio con Windows e Internet Explorer y daba alas para el crecimiento de otros navegadores. Algunos han visto esto con buenos ojos, como Opera o Firefox, que han aumentado en decenas de miles sus descargas mensuales, pero muchas otras empresas se han quejado porque sus navegadores no aparecen en la lista principal de alternativas y permanecen en el anonimato.

Esto llevó la semana pasada a que estas empresas se agrupasen para producir un comunicado conjunto en el que pedían a la UE que cambiase la forma en la que aparecen ordenados, pero la UE dijo que nada de nada. Quienes sí parecen haber escuchado las sugerencias de los pequeños ha sido Microsoft, que en un comunicado “confirma que hemos hecho un cambio en el algoritmo para mostrar de manera aleatoria los navegadores”. No se dan más detalles sobre el cambio en cuestión, pero tendremos que estar atentos para ver si estos cambios tienen el efecto deseado para todas las partes.

Si no, la UE ya encargará de encontrar otra “solución”.


If you have followed the news you know that Microsoft is going to introduce the browser choice screen, often also called browser ballot screen, to European users from March 2010 on. Microsoft plans to run an external test in some European countries including England and Belgium first and will expand the delivery to all countries of the European Union.

The browser choice screen will be delivered via Windows Update. Computer systems with automatic update turned on will automatically download the update to the computer system.

The browser screen will be displayed on the next reboot if the user logging on is using Microsoft’s Internet Explorer as the default browser.

The program will then unpin Internet Explorer from the taskbar and display information about the process along with the browser choice screen that displays the top five web browsers in the world in random order plus additional web browsers that become visible after scrolling vertically. The top five browsers are Internet Explorer, Firefox, Google Chrome, Opera and Safari. It is not yet clear what the other browsers are.

A browser can then be installed from the browser choice screen. It is furthermore possible to display additional information about a web browser.

There are two problems associated with the process. The first is that the update is forced upon the users meaning that many Windows users will notice that their “Internet” is gone. With Internet we mean Internet Explorer. Removing the link from the taskbar is not a very clever idea in our opinion. A better way would be to ask the user whether to remove the Internet Explorer pinned tab from the taskbar if another web browser is picked for installation in the browser ballot screen.

So, many users will notice that the Internet Explorer icon is gone and be completely clueless about it. Yes, the process is explained in the browser ballot screen but we all know that most users are not reading most of the system messages and information presented to them. This could mean chaos.

The second problem is company networks and private networks where Internet Explorer has to be used. These need to block the update so that it is not installed by accident which could turn into a support nightmare for those companies.

What is your opinion about the browser choice screen in Windows in Europe?

jueves, octubre 28, 2010

Una espiral de perdón y reconciliación, homenaje a los fusilados en el franquismo en el cementerio de Zaragoza

Una espiral de perdón y reconciliación, homenaje a los fusilados en el franquismo Efe | 27/10/2010 - 16:37
Zaragoza recuerda desde hoy con un monumento conmemorativo, que representa una espiral de perdón y reconciliación, a 3.542 víctimas del franquismo que fueron asesinadas junto a las tapias del Cementerio de Torrero, víctimas a las que con este homenaje se les ha devuelto la dignidad y los nombres.
Nombres que sí tienen 2.935 de estas víctimas, pero de los que carecen otras 607, que no han podido ser identificadas y que figuran en la escultura inaugurada hoy en el camposanto de la capital aragonesa con una simple alusión a su sexo -hombre, mujer- y con la fecha de su ejecución, por lo general sumarísima y de madrugada.
El mayor es un anciano de 83 años y el más joven, un niño de 13. Entre las víctimas se cuentan 58 menores, que procedían de casi toda España.

El monumento inaugurado hoy en Zaragoza. Foto: EFE
"Recuérdalo tú, recuérdalo a otros"
El monumento conmemorativo describe una gran espiral, en una superficie de 3.500 metros cuadrados, formada por 3.542 placas de acero galvanizado, de 90 centímetros de altura, una por cada fusilado, y en la que está troquelado el nombre de la víctima, la fecha de la ejecución y la edad en el momento de la muerte.
En el centro se erig
e una escultura de forma cúbica de cuatro por cuatro por cuatro metros, de color rojo sangre, que incorpora un verso de Luis Cernuda: "Recuérdalo tú, recuérdalo a otros", y que está coronada por pequeños gorriones, obra del arquitecto Fernando Bayo y del escultor Miguel Ángel Arrudi.
El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, ha hecho hincapié en que es este "tiempo de democracia" el que permite "hacer realidad una promesa de paz y libertad" y superar un pasado doloroso.

"No podemos deshacer el horror de lo que no debió existir, pero el futuro sí que es nuestra responsabilidad", ha apuntado Iglesias, quien ha añadido que Zaragoza, con este acto y este monumento, "hace suya la causa de los valores cívicos" por los que lucharon los fusilados.
Un sitio "al que llevar una flor"
Magdalena Zapater Rubio ("di el apellido de mi madre, que también la mataron") se emociona al descubrir las placas con los nombres de su padre, de su madre y de su tío en el monumento conmemo
rativo a las víctimas del franquismo inaugurado hoy en Zaragoza, y llora al ser consciente de que desde hoy tiene un sitio "al que llevar una flor".
Magdalena deposita su clavel en el monumento y muestra su agradecimiento, "con todo el corazón", al Ayuntamiento de Zaragoza, porque con la existencia de este lugar, y este recuerdo, tiene la impresión de que su padre y su madre, y también su tío materno, "están más cerca". "Ahora puedo ponerles una flor, aunque hayan tenido que pasar 74 años", solloza.

Zaragoza honra con un Memorial a sus 3.542 víctimas del franquismo
"A mi padre lo fusilaron dos veces"
El cementerio de Torrero honra ya a las 3.542 víctimas de la Guerra Civil y la posguerra

SOBERANÍA ALIMENTARIA: UN DERECHO Y UN DEBER IV ENCUENTRO INTERNACIONAL - 15-24 de noviembre (Universidad de Zaragoza)

SOBERANÍA ALIMENTARIA: UN DERECHO Y UN DEBER. Miércoles, 27 de Octubre de 2010 19:22 CSI IV ENCUENTRO INTERNACIONAL - 15-24 de noviembre (Universidad de Zaragoza)
Un Encuentro en defensa de la Soberanía Alimentaria

No hay duda de que el planeta Tierra está gravemente enfermo, debido a la acción destruidora del Capital, responsable por el calentamiento global y cambio climático., además de la privatización de todas las formas de vida.
Estamos delante de una encrucijada: o cambiamos el paradigma de civilización actual o la humanidad y la vida en el planeta será destruida.
En este encuentro buscamos avanzar con el debate por una nueva civilización que se base en la harmonía entre humanidad y la naturaleza, en la que no prevalezca el consumismo y la lógica de la ganancia y del mercado, que destruye los recursos naturales, concentra la riqueza y poder en manos de pocos, genera pobreza y amenaza a todos con el fantasma del hambre y de la desnutrición.
Queremos con este encuentro debatir con la sociedad española, la urgencia de luchar por una sociedad basada en la justicia social y ambiental, en la igualdad, en la solidaridad entre los pueblos, asentadas en valores éticos y coherentes con una sociedad volcada hacia la sostenibilidad de todas formas de vida.
El actual modelo de producción, basado en monocultura extensiva con uso abusivo de agrotóxicos y mecanización intensa, es un modelo de agricultura contra la humanidad. A este modelo se opone el modelo de una agricultura sostenible, basada en la producción de alimentos, respetando el medio ambiente y las personas. En este contexto, la lucha por la Soberanía Alimentaria tiene un rol muy importante. Ahora seriamente amenazada por los agrocombustibles. Una nueva trampa que quieren imponer a la humanidad. En contrario de lo que afirman sus promotores, como Estados Unidos y Unión Europea, que seria una respuesta ambientalmente amigable frente al cambio climático causado por los combustibles derivados del petróleo, esta nueva ola de monocultivos industriales no amenizará ninguno de los problemas existentes y creará otros, como el hambre, una vez que para la producción de los agrocombustibles, se sacrificará la producción de alimentos. Hecho que afectará no solamente las poblaciones del sur, sino también las del norte.
España, por ejemplo es un país que no tiene Soberanía Alimentaria. Y un pueblo que no logra producir sus propios alimentos es un pueblo esclavo, dependiente. O sea, la base principal para forjar un pueblo libre, soberano, es que tenga condiciones de producir sus propios alimentos. Si un país, una nación, un pueblo, se vuelve dependiente de otro para alimentar a su pueblo, se convierte en una nación dependiente, política, económica e ideológicamente.
Un país que no protege su agricultura y los alimentos, para garantizar la alimentación para todo el pueblo es un país condenado al fracaso. Eso explica, por ejemplo, como en Japón, el precio del arroz es 10 veces mayor que en el mercado internacional, y porqué el gobierno japonés prohíbe la importación de arroz. Garantiza así que toda la producción de arroz necesaria para su pueblo sea elaborada en Japón. Eso es Soberanía Alimentaria. España está lejos de esa realidad.
Los gobiernos que no aplican la soberanía Alimentaria quedan a merced de la voluntad de las transnacionales.
El objetivo de este encuentro es disponer de las informaciones que permitan la sociedad española entender la evolución de la organización capitalista de la agricultura mundial y comprender el papel de la Soberanía Alimentaria en el destino de su gente.
Para eso, las ponencias serán en el intuito de aclarar las demandar concretas por la Soberanía Alimentaria y denunciar el sistema imperialista y neoliberal al que se enfrenta.
Que la sociedad española incorpore el objetivo de la Soberanía Alimentaria que es poner en el centro del sistema alimenticio a aquellos que producen, distribuyen y consumen, oponiéndose a las exigencias de los mercados y de las empresas. Se trata de priorizar los mercados locales y nacionales y fortalecer la agricultura y la pesca, colocando la producción alimentaria, la distribución y el consumo de alimentos saludables, sobre la base de la sostenibilidad social, económica y medioambiental.

miércoles, octubre 27, 2010

Carlos Carnicero: Sánchez Drago, Pérez Reverte, el alcalde de Valladolid y las líneas rojas de la democracia

Sánchez Drago, Pérez Reverte, el alcalde de Valladolid y las líneas rojas de la democracia. 27 oct 2010. Carlos Carnicero
La degradación de la calidad de nuestra democracia tiene su vértice en el comportamiento de algunos políticos y algunos supuestos intelectuales que se creen que tienen barra libre para el improperio, las declaraciones machistas y las ofensas más duras a nuestras aspiraciones de Igualdad.
Los comportamientos del Alcalde de Valladolid son inadmisibles y atraviesan las líneas rojas que deben estar vigente en un estado de derecho y en un país civilizado. La ofensa grosera a todas las mujeres en la descalificación realizada contra la ministra de Trabajo, Leire Pajín, no ha tenido consecuencias y no se han ejercido responsabilidades políticas. Le ha resultado gratis al edil que se ha limitado a decir que fueron unas declaraciones “desafortunadas”. Para más incongruencia este machista cuartelario del siglo XIX es ginecólogo de profesión. ¿Se imagina alguien que cualquier mujer tenga que someterse a un examen médico de un individuo que es capaz de decir lo que dijo de la ministra de Sanidad?
Y esto sin que haya sido reprendido, desautorizado o cesado por el líder de su partido que según propias declaraciones del alcalde vallisoletano le envío, junto al alcalde de Madrid, mensajes de solidaridad. ¿Solidaridad con el ofensor? ¿Solidad con le machismo, en una España que llevamos este año cincuenta y siete mujeres asesinadas por los machos que se creían dueños de ellas? ¿Tenemos derecho a conocer lo que le dijo el presidente del Partido Popular al líder del PP?
Soy partidario de introducir en el código penal la apología del machismo como delito, al igual que figura la apología del racismo o del terrorismo.
Un escritor, protegido de lujo de la presidenta de la Comunidad de Madrid se despacha en un libro autobiográfico con la confesión de pederastia consistente en haber mantenido relaciones sexuales de dos niñas de 13 años de edad en un viaje a Asia, y sus expresiones machistas, groseras e injuriosas son el regodeo en una conducta a todas luces delictivas de las que pudiera haber dudas si están prescritas. ¿Piensa Telemadrid mantener el contrato de este pederasta confeso? ¿La presidenta de la Comunidad de Madrid tiene algo que decir sobre este “intelectual” que hace gracia a sus seguidores narrando sus experiencias sexuales obscenas con dos niñas de trece años? Tiene futuro en el universo intelectual español un tipo como Fernando Sánchez Drago que lo mismo se viste de falangista que se confiesa públicamente como pederasta activo?
En todo caso, la pedagogía del habitual de Telemadrid, televisión pública, brilla por su ausencia en un mundo que persigue la pederastia por Internet y este individuo se permite presumir de su pederastia activa.
Por último, el escritor y académico de la Lengua, Arturo Pérez Reverte, cuyas expresiones machistas en sus artículos de prensa, son habituales, se permite llamar “mierda” al ya exministro de Asuntos Exteriores porque se emocionó y lloró en su acto de despedida. Los hombres parece ser que si lloran son una mierda.
La responsabilidad social de los escritores y los políticos está de capa caída cuando individuos como estos no sufren una sanción social ni responsabilidades de ninguna clase. Algunos de quienes debieran dar ejemplos de moderación, respeto a las leyes y educación, hacen lo contrario. Lo que empieza a suceder es que abundan individuos que no entienden que la democracia tiene rayas rojas que no se pueden traspasar.

martes, octubre 26, 2010

Julian Assange fundador y editor de 'wikileaks' Cita secreta en Londres

ENTREVISTA: EL ENEMIGO NÚMERO UNO DEL EJÉRCITO DE EEUU Julian Assange fundador y editor de 'wikileaks' Cita secreta con el hombre que hace temblar al Pentágono. Es la pesadilla de la todopoderosa inteligencia militar de EE UU. Se llama Julian Assange, tiene 39 años y una profesión: reventar a escala mundial los mayores secretos oficiales JOSEBA ELOLA 24/10/2010

El Pentágono ha desplegado un equipo de 120 personas para frenar sus filtraciones. Suecia, el país al que acudió a refugiarse, le ha negado el permiso de residencia. El hombre que destapa los documentos silenciados, el enemigo de las verdades oficiales, volvió a asestar ayer un nuevo golpe. Se llama Julian Assange. Tiene 39 años. Nos concedió una cita secreta en Londres / Consulta los documentos sobre Irak filtrados en la página de Wikileaks | CLAVES: Cómo navegar por los 'papeles de Irak'


Julian Assange vive en un universo de secretos. Secretos eran los 400.000 documentos sobre la guerra de Irak que liberó ayer. Secretos son los 30 envíos que cada día recibe el portal que dirige, inagotable fuente de denuncia a escala planetaria. Secretas procuran ser sus comunicaciones, sus entradas y salidas. Su organización también vive envuelta en el más absoluto de los secretos.

Julian Assange, el incordio del Pentágono

VIDEO - JOSEBA ELOLA - 22-10-2010

Tiene en jaque al Pentágono. No para de sacar a la luz papeles comprometedores para el Ejército norteamericano. Julian Assange es el guardián de los grandes secretos, el nuevo adalid del periodismo combativo. Wikileaks, el portal que dirige, se ha convertido en el espacio de las grandes filtraciones, en el lugar donde se derriban las verdades oficiales. Los papeles de Afganistán, que mostraban la cara sucia de la guerra en aquel país, y el video de la matanza de doce civiles en Bagdad son sus dos mayores bombazos informativos hasta la fecha. El Pentágono tiene un equipo de 120 personas trabajando para frenar los efectos de sus filtraciones. En Suecia, país que le acaba de denegar el permiso de residencia, le están investigando por dos denuncias de acoso sexual. - JOSEBA ELOLA



Revista Es Posible

Guerra abierta en la ultraderecha española. Las principales formaciones neofascistas compiten a sangre y fuego por el liderazgo y alianzas europeas

REPORTAJE | DEMOCRACIA NACIONAL ACUSA A ESPAÑA2000 DE INTENTAR QUEMAR SU SEDE CENTRAL Y AGREDIR A DOS DE SUS LÍDERES
Guerra abierta en la ultraderecha española. Las principales formaciones neofascistas compiten a sangre y fuego por el liderazgo y las alianzas europeas. Las luchas personalistas y la deriva pro israelí de algunos dividen aún más a la ultraderecha más débil de Europa. Joana Peris / Valencia Martes 26 de octubre de 2010. Número 135
foto: JOSEP ANGLADA. El presidente del partido Plataforma per Catalunya presentó recientemente un libro en un acto en el hotel El Madroño, de la cadena VP, en Madrid. Foto: Edu León.
Mientras la nueva ultraderecha vive sus mejores momentos en Europa desde el fin de la II Guerra Mundial, con varios eurodiputados y sonados éxitos en sus respectivos países, en el Estado español sigue sepultada y dividida. A pesar de que hace menos de un año España2000, Movimiento Social Republicano (MSR) y el Frente Nacional (FN) firmaban un acuerdo de mínimos basado en la información, la colaboración y la no agresión entre las partes. Sin embargo, esta alianza se rompió el 4 de octubre tras anunciarse la participación de la organización ultraderechista España y Libertad (EyL) en el acto de España2000, organización liderada por José Luis Roberto, el 12 de octubre en Valencia. Según un comunicado del MSR, España2000 ha provocado así la ruptura del pacto, pues EyL, que mantiene una estrecha relación con la Plataforma per Catalunya (PxC), defiende un marcado discurso pro israelí [ver recuadro], algo que los neonazis no están dispuestos a aceptar.
Esta ruptura llega en un momento en el que ya se atisban importantes citas electorales que los ultras utilizarán para medir su capacidad. La primera, las elecciones municipales de 2011. Estas elecciones servirán para tratar de conservar los tres concejales que España2000 tiene en el País Valencià y tantear las posibilidades del MSR sobre todo en Cataluña, donde competirá con el xenófobo Anglada de la Plataforma per Catalunya (PxC). Conscientes de que las posibilidades de obtener representación en las elecciones generales de 2012 son prácticamente nulas, la apuesta más importante son sin duda las próximas elecciones europeas. En las últimas entre todas las formaciones no lograron superar los 60.000 votos.

Los amigos europeos
Pero son los favores de sus homólogos europeos, a juicio de diferentes expertos, aquello que realmente codician las diferentes formaciones ultraderechistas españolas. Por veteranía, el partido neonazi Democracia Nacional (DN) ha sido el que ha gozado siempre de una mayor proyección internacional, como los del BNP inglés, del Jobbik húngaro o de la Fuerza Nueva italiana de Alessandra Mussolini. Pero debido a la encarnizada lucha entre ultras, pocas formaciones europeas se atreven a apostar claramente por una u otra opción. De hecho, en las últimas semanas ha desaparecido misteriosamente el enlace que DN tenía en su web al Jobbik húngaro, uno de sus principales valedores en Europa.
Sin embargo, el neonazi MSR ha aparecido recientemente entre los miembros de la Alianza de Movimientos Nacionalistas Europeos, un nuevo grupo paneuropeo que aglutina entre otros al BNP, Jobbik, el Front National de Le Pen y a los nacionalistas suecos del ND, que consiguieron también muy buenos resultados en las pasadas elecciones.

Una encarnizada pelea
A pesar de no representar ni siquiera el 1% de los votos, casi una decena de formaciones se reparten el apoyo ultraconservador, xenófobo y populista. Además, entre ellas mantienen desde hace años una encarnizada lucha que ha llegado a límites insospechados. En septiembre, DN denunciaba en un comunicado ser víctima de una serie de ataques, perpetrados, según ellos, por militantes y simpatizantes del partido ultraderechista España2000 a lo largo de este año. El incendio del coche de Ignacio Casado, candidato de DN a la alcaldía de Alcalá de Henares (Madrid) destapó otros ataques silenciados por la propia DN a militantes de esta formación: el apuñalamiento del responsable de las juventudes del partido en Cantabria, Juan Vélez, y el intento de incendio de su sede central, ambos ataques sucedidos en Alcalá.
Hasta 2009, la guerra se había limitado a lanzarse acusaciones e insultos en internet, pero fue durante un acto con los líderes ultras europeos Nick Griffin (BNP) y Roberto Fiore (FN) en Madrid, invitados por DN, cuando el enfrentamiento dio un salto cualitativo.
Un grupo de unos 30 neonazis identificados por DN como miembros y simpatizantes del neonazi MSR trató de reventar el acto y fueron detenidos por la policía. El escenario principal de esta particular batalla es hoy Alcalá de Henares. La posibilidad de arañar suficientes votos como para lograr un concejal ultraderechista ha llevado a las dos formaciones ultras rivales, DN y España2000 a centrar gran parte de sus esfuerzos en esta localidad castellana.

ISRAEL DIVIDE A LOS ULTRAS
La creciente islamofobia de los últimos años ha servido a gran parte de formaciones ultras occidentales para hacerse un hueco en la política. Explotar el tópico de la amenaza musulmana resulta mucho más rentable que el arriesgado discurso antisemita. Y es que Israel, al fin y al cabo, es considerado por los ultras como un importante aliado del modo de vida occidental. Así lo demuestra por ejemplo, el millonario sueco Patrik Brinkmann, promotor de las principales campañas anti islam en Europa y aliado de la extrema derecha judía. Brinkmann brindó su apoyo hace unos meses a la PxC de Anglada. También el holandés Wilders manifestó su apoyo a Israel, y poco a poco se van sumando otras formaciones como la English Defense League (EDL) o el diario digital español Minuto Digital.
Este último publica la crónica del acto organizado por Alternativa Española (AES) y España y Libertad, en homenaje a Sanz Briz, el diplomático conocido como el Schindler español, que salvó a numerosos judíos del exterminio nazi, y en el que participó Itsjat BenaBraham, responsable del Centro de Documentación y Estudios Moisés de León y de la web sefardies.es. Sin embargo, las comunidades judías españolas deploraron el acto por ser una manipulación de la historia al servicio de la ultraderecha, y remarcaron su compromiso con el entendimiento entre musulmanes y judíos.
DIAGONAL contactó con BenaBrahan para preguntarle si conocía y suscribía el ideario franquista e islamófobo de EyL plasmado en el discurso de su portavoz, Yolanda Couceiro. Tras varios intentos, la única respuesta fue que “como entidad cultural no expresamos opiniones políticas, solo defendemos y ayudamos a recordar una parte de la historia de España que durante siglos y todavía hoy día se quiere ocultar”.

El ladrillazo de Marcelino, por Gustavo Catalán Deus. Manifestación contra nuevas estaciones de esquí en Aragón

POLÍTICA ECO. El ladrillazo de Marcelino, por Gustavo Catalán Deus. Manifestación contra nuevas estaciones de esquí en Aragón. Ilustra el blog "Inmersión" de periodista ambiental y premio nacional de medio ambiente Gustavo Catalán Deus
Autor: Gustavo Catalán Deus, periodistas ambienta y Premio Nacional de Medio Ambiente


Mientras todos se preguntan para qué ha llegado Rosa Aguilar al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino; qué mandato le ha dado Zapatero hasta el final de la legislatura, y se le conceden los 100 días de cortesía para conocer cómo quiere “escribir de verde” el Ministerio, ya se conoce qué hace en “clave verde” el nuevo secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias.
El todavía presidente de Aragón es el apoyo principal –Las Cortes han dado su visto bueno- de los proyectos urbanísticos especulativos que pretenden ampliar las pistas de esquí de Cerler, muy cerca de Bonanza, su localidad natal, en el Pirineo Aragonés.
Un hijo, un hermano y dos primos del presidente apoyan o participan en la empresa promotora, Aramón, que ha costeado el PGOU, firmado por el arquitecto Alejandro Poyo Iglesias, residente en Cataluña y primo de Marcelino Iglesias.
De llevarse a cabo los proyectos de Aramón -en terrenos que ha ido adquiriendo en años pasados-, se construirían 4.000 viviendas, tres campos de golf, una superficie esquiable de 457 hectáreas, 100 nuevos kilómetros de pistas y 27 nuevos remontes con capacidad para 300.000 usuarios al año, según la empresa.
El megaproyecto afectará a una docena de municipios dispersos por el valle en el que viven poco más de 300 vecinos. Por ejemplo, en la aldea de Noales pasarían de los 37 vecinos actuales a 389; y en Ardanuy se multiplicaría por 10 su población.
Los proyectos especulativos afectan también a Astún. El plan parcial aprobado pretende soterrar 600 metros del río Aragón para construir un aparcamiento a 2.000 metros de altitud y levantar 900 viviendas.
La Plataforma de las Montañas, un movimiento local contrario a estos planes, en el que se han integrado otros grupos -entre ellos Greenpeace, Ecologistas en Acción o Seo/BirdLife-, ha acudido a los tribunales para evitar la transformación de espacios naturales tan sensibles del Pirineo Aragonés. Afirman que el “ladrillazo” será un golpe mortal a los ecosistemas alpinos.
De hecho, los planes especulativos afectan a una Zona de Especial Importancia para las Aves (ZEPA), donde la normativa comunitaria, nacional y regional impide el megaproyecto urbanístico de Aramón.
Amaral, Violadores del verso, Comando Cucaracha o Macallán han participado en un concierto de apoyo a la Plataforma de las Montañas.
Para contrarrestar las acciones de los ecologistas y los artistas, la familia de Marcelino Iglesias se ha echado a la calle tras las pancartas pidiendo “Más desarrollo para el valle”. En una de las concentraciones, de sólo unas 25 personas, coincidieron sujetando las pancartas el hijo de Marcelino Iglesias, su hermano y dos primos, además de concejales socialistas. Hubo casi pleno de la familia Iglesias.
“Es razonable que estén en la manifestación. En un valle de 400 personas todos son familia. El presidente ha nacido allí y su familia vive en el valle. ¿Acaso no tienen derecho a manifestarse”, señaló el jefe de Prensa del presidente de Aragón cuando se le preguntó por la concentración de tantos familiares de Marcelino Iglesias a favor de la transformación del valle.

Por Gustavo Catalán
Periodista ambiental, Premio Nacional de Medio Ambiente y Premio Fundación BBVA 2008 de Divulgación Ambiental.

domingo, octubre 24, 2010

Bloguzz propone a los 'blogueros' el comentario de productos

Bloguzz propone a los 'blogueros' el comentario de productos. Las marcas entran en conversación con los consumidores a través de la experiencia que relatan las bitácoras. ROSA JIMÉNEZ CANO EL PAÍS - 08-01-2009
Si una empresa quiere que se hable de ella, puede optar por una publicidad relativamente polémica. Pasada la fiebre de los vídeos virales, el siguiente paso ha sido crear blogs con tal efecto que no terminaban de calar en la audiencia más avezada. Otra opción era invitar a blogueros a probar un producto o asistir a un evento, pero los resultados, o el trato con estos bitacoreros no siempre era el correcto.
En ocasiones se les mezclaba con la prensa, en otras se esperaba por su parte una publicidad gratuita o críticas excesivamente benévolas por el simple hecho de ser considerados unos meros aficionados.
El último informe sobre el estado de la blogosfera elaborado por David Sifry, creador de Technorati, el mayor indexador de blogs en tiempo real, confirma lo que ya se intuía, que los blogs han dejado de crecer. Muchos han interpretado que, una vez estabilizado el fenómeno, llega el momento de ejercer la influencia que se les supone a los blogs.

Experiencias
Bloguzz, una empresa muy joven con ocho personas en su núcleo y hasta 50 colaboradores, radicada en Barcelona, según sus propias palabras "relaciona a las marcas con los blogueros para que éstos opinen libremente sobre productos y servicios, previa experiencia física / real. Los productos son comentados y analizados libremente por los autores de blogs expertos y apasionados, que relatan sus experiencias y sensaciones en primera persona. Por su parte, los blogueros consiguen productos de su interés y afines a su categoría / temática, y experiencias para su blog".
La idea se fraguó tras una ponencia de Jaap Favier (vicepresidente de Forrester Research) en la que hizo hincapié en la influencia de Internet en el mundo publicitario.
La idea era crear una plataforma hecha por blogueros, siguiendo la ética blogger y defendiendo sus intereses, y que las marcas entraran en la conversación de forma natural.
Eduard Corral convenció a Dani Alcaraz, actual responsable comercial, y Albert Armengol, (fundador de la red social e-Conozco) para arrancar el nuevo proyecto. En sus primeros pasos contaron con la asesoría de expertos en blogmarketing y relaciones públicas en red.
Para ello, los blogueros que tengan interés en formar parte de esta plataforma se dan de alta, introducen un código de seguimiento en su blog y rellenan un formulario con sus gustos. De este modo, Bloguzz cuenta con lo más parecido a un audímetro de blogs, con información de visitas y perfiles de cada uno de los testeadores voluntarios, temas de los que suelen escribir, frecuencia, cantidad de comentarios y datos que les permiten saber quién será el bloguero más apropiado en cada caso.
Las marcas consiguen opiniones veraces en blogs influyentes, que a su vez actúan como prescriptores de producto. Los blogueros escriben sobre lo que les gusta y, además, lo hacen con conocimiento y la pasión que les caracteriza.
Tras un periodo inicial para darse a conocer no sólo en la blogosfera, sino también ante las marcas, en algunos casos con dificultad para comprender el servicio ofrecido, llegaron los primeros clientes.
"Hemos trabajado con más de 100 marcas -insiste Eduard Corral- entra las que se encuentran Desigual, eDreams y FXInteractive que apostaron por nosotros desde un principio. También con L'Oreal, Vichy, Adidas, Paramount, Aston Martin e eDreams hasta pequeños negocios online de camisas a medida o productos típicos de alimentación".
En la actualidad cuentan con más de 3.000 blogs registrados, entre los que destaca como usuaria de promociones María Amelia con más de 95 años, la bloguera más anciana en español. Si algo queda claro en esta empresa es que son y pretenden seguir siendo diferentes; pueden enviarte embutidos caseros a casa, naranjas recién cortadas, invitarte a un preestreno de cine... Sin olvidarse de plantar un árbol por cada nuevo cliente.

Unas empresas abiertas a las críticas
Bloguzz actúa, en caso de problemas, como interlocutor entre bloggers y marcas, pero en todo momento, al cliente se le deja claro que ha de ser valiente y aceptar cualquier tipo de crítica, ya sea positiva o negativa.
Desde Bloguzz lo explican claramente: "Tienen que confiar y estar muy seguros de su producto, porque aquí no se hace publicidad. Los bloggers tienen libertad absoluta para opinar sobre el producto. Las marcas, además, obtienen un feedback, sincero, trabajado y valioso".

La emisión en la cadena británica Sky de los últimos momentos de vida del ciudadano estadounidense Craig Ewert




Zaritsky: "Sentí que era importante contar la historia de un hombre que decide morir"
El director del filme sobre el suicidio de Craig Ewert, emitido en Reino Unido, comenta la polémica suscitada ANTONIO FRAGUAS - Madrid ELPAIS.com - Cultura - 11-12-2008
La emisión ayer en la cadena británica Sky de los últimos momentos de vida del ciudadano estadounidense Craig Ewert, de 59 años, quien afectado de una enfermedad neurológica decidió morir, en 2006, en la clínica suiza Dignitas, ha reavivado el debate internacional sobre la eutanasia y el suicidio asistido. Las imágenes del suicidio de Ewert forman parte del documental Right to die?: The suicide tourist (¿Derecho a morir?: el turista suicida), rodado por el cineasta canadiense John Zaritsky (quien ganó un Oscar en 1982 por otro filme). Zaritsky ha reflexionado vía correo electrónico para ELPAÍS.com sobre la polémica suscitada por su película.
Pregunta: ¿Qué le diría a la gente que considera que la eutanasia es un crimen?
Respuesta:
La eutanasia no puede considerarse un crimen siempre que ciertas condiciones se cumplan. El paciente debe estar en poder de sus facultades y tener pleno conocimiento de su enfermedad. Debe tomar la decisión de acabar con su vida voluntariamente, sin coacciones ni presiones de ningún tipo. La persona que practique la eutanasia o ayude en un suicidio no debe beneficiarse de esa muerte.

P: ¿Por qué decidió rodar una película sobre este tema?
R:
Tomé la decisión por un caso controvertido que sucedió en Estados Unidos hace tres años. El marido de una mujer que llevaba años en coma quería que le fueran retirados los elementos de soporte vital y, así, que pudiera morir tal y como ella deseaba. Me indignó y disgustó de tal manera la oposición de la derecha cristiana, incluido el presidente George W. Bush, que sentí que era importante llevar a la audiencia la experiencia profunda de un hombre que decide acabar con su vida. Tras contar los últimos cuatro días en la vida de un estadounidense [Craig Ewert] con una grave dolencia neurológica, creía que el filme era un importante documento sobre el proceso de la muerte; un documento que ambas partes del debate pueden ver para aclarar sus ideas.

P: ¿Cree que su película va ayudar a la causa de otra gente que se encuentra en circunstancias similares a las de Craig Ewert?
R:
Así lo espero, la verdad. Creo que cualquiera con una enfermedad terminal debe tener el derecho a acabar con su vida. Espero que la película suponga un cambio, y que la eutanasia y el suicidio asistido sean una opción disponible para la gente en cualquier parte; también que los Gobiernos de cualquier país presten al fin atención a los votantes que, en diferentes consultas electorales, apoyan de manera constante la legalización.

P: En 2004 una película española llamada Mar adentro ganó un Oscar con un tema similar al de su filme The Suicide Tourist, aunque la cinta española no es un documental. Habla de la decisión tomada por Ramón Sampedro de acabar con su vida tras pasar 28 años postrado en una cama. ¿Conocía usted esta película?
R:
Me encantó Mar adentro y me inspiró artísticamente. Me sirvió de modelo de la sensibilidad, inteligencia y buen gusto que debe emplearse para tratar una cuestión tan delicada y compleja.

P: ¿Cómo se siente por el hecho de que ciertos medios y tabloides traten de manera sensacionalista un asunto tan serio como la muerte de una persona?
R:
Confieso que me han molestado algunas de las críticas que ha recibido la película. En Inglaterra, en un par de casos, me han ofendido sugiriendo que me movía un interés comercial morboso para explotar el suicidio de un hombre. La programación televisiva está llena de todo tipo de violencia inverosímil y muertes nauseabundas en series de ficción, pero cuando la muerte real de un hombre valiente que acaba con su vida de manera serena y pacífica se graba con una cámara, entonces dicen que el director de cine ha ido demasiado lejos. No estoy de acuerdo.

Noticias relacionadas
"Optar por seguir vivo era lo mismo que elegir la tortura"
Eluana no encuentra un hospital que le desconecte la sonda

.

Archivo del blog

.