sábado, junio 23, 2012

El radicalismo de querer poner freno al miedo IGUÁZEL Elhombre 23/06/2012


El radicalismo de querer poner freno al miedo  IGUÁZEL Elhombre 23/06/2012

Realizar una auditoría sobre la deuda pública, renegociar su devolución y suspender los pagos hasta que vuelva el crecimiento y el empleo. Subir el impuesto de la renta al 75% para los ingresos por encima del medio millón de euros. Cambiar la ley electoral para que la representación parlamentaria sea verdaderamente proporcional. Adoptar un impuesto a las transacciones financieras y para los productos de lujo. Prohibir los derivados financieros especulativos. Abolir los privilegios fiscales de los que disfruta la iglesia y los parlamentarios. Combatir el secreto bancario y la evasión de capitales al extranjero. Rebajar drásticamente el gasto militar. Subir el salario mínimo. Utilizar los edificios del Gobierno, la banca y la iglesia para alojar a las personas sin hogar. Subir las prestaciones de desempleo. Aumentar la protección social para las familias sin ingresos. Rebajas fiscales para los productos de primera necesidad. Nacionalización de los bancos y de las antiguas empresas públicas. Igualdad salarial para hombres y mujeres. Recuperar los convenios colectivos. Reformar la constitución para garantizar la separación iglesia-Estado y la protección del derecho a la educación, la salud y la protección del medio ambiente. Someter a referéndum vinculante los tratados europeos y otros acuerdos de importancia. Prohibir la presencia de policías encubiertos o con armas de fuego en las manifestaciones y mítines. Permitir que los inmigrantes, incluso los indocumentados, tengan acceso pleno a la sanidad y la educación. Aumentar los fondos para la sanidad pública hasta los niveles del resto de la UE (la media europea es del 6% del PIB y Grecia gasta el 3%). Eliminar el copago en los servicios sanitarios. Eliminar toda participación privada en el sistema público de salud.
Estos son algunos de los puntos que llevaba en el programa electoral de las pasadas elecciones griegas, la coalición Syriza, denominada como radical de extrema izquierda. En Grecia no ha ganado la democracia, ha vencido el miedo. Una mentira repetida miles de veces se convierte en verdad. Así, Syriza era el mal que conduciría a la salida del euro y por tanto, al abismo. Ganó el miedo, ganó Nueva Democracia, incluso con su manipulación de la cifra de deuda con la ayuda de Goldman Sachs. A la troika le dan igual las trampas mientras se siga jugando con sus cartas. A Europa lo que más le preocupa es tener una Europa más preocupada por las personas que por los mercados. Decía Michel Foucault en su libro Vigilar y Castigar: "El ejemplo se buscaba no sólo suscitando la conciencia de que la menor infracción corría el peligro de ser castigada, sino provocando un efecto de terror por el espectáculo del poder cayendo sobre el culpable". Dosis de miedo para que nada cambie. Tranquilidad. Rajoy acude a ver el partido de la Eurocopa porque ya está todo solucionado, tenemos un rescate, perdón, línea de crédito. Podemos estar felices. Pensar de otra manera es ser un radical. ¿Qué pasará el día que no gane el miedo?
Activista cultural

.

Archivo del blog

.