martes, mayo 08, 2012

Educación rechaza la obtención del título de ESO con suspensos. PÚBLICO.ES

Educación rechaza la obtención del título de ESO con suspensos. PÚBLICO.ES/EFE MADRID 02/05/2012 17:41 Actualizado: 02/05/2012
Wert, que prepara una reforma académica para el próximo verano, despreció también el "exceso" de optativas porque fomentan "la pérdida de la cultura del esfuerzo" En su afán por dar un giro de 180 grados a la actual Ley Orgánica de Educación, el ministro del ramo, José Ignacio Wert, ha anunciado hoy que revisará algunos de los puntos de la normativa que el PP convirtió en polémicos desde que estaba en la oposición.
 Uno de ellos versa sobre la posibilidad de poder avanzar en los cursos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) cuando se han dejado pendientes hasta un máximo de tres materias. "Que uno pueda titularse sin haber aprobado todas las asignaturas no deja de ser algo un tanto singular", opinó Wert, quien consideró esta situación un "agujero" del sistema.
 En una entrevista con la agencia Efe, el ministro, además de criticar la flexibilidad en estos cursos de Secundaria, esbozó la reforma académica que prepara el Gobierno. Según sus previsiones, el documento llegará al Congreso después del verano. El objetivo es que entre en vigor progresivamente a partir del curso 2013-2014. No obstante, los temarios de la materia Educación para la Ciudadanía -otro de los puntos con los que Wert se convirtió en polémica- se modificarán por real decreto para que se estudien ya el curso próximo. Si bien, el cambio de nombre por el de Educación Cívica y Constitucional tendrá que esperar a la reforma en sí de la LOE.
Por otro lado, el titular de Educación también aprovechó para avanzar que los actuales planes de estudios que constan de asignaturas troncales y optativas tiene una "altísima propabilidad de modificación". Su intención es, según apuntó a Efe, reforzar las materias "instrumentales (lengua, matemáticas e inglés)" frente a las optativas. 
Para Wert, en la actualidad existe un "excesivo grado de elección" que ha fomentado "la pérdida de la cultura del esfuerzo". "Hasta ahora se trataba de que hubiera muchas opciones para que el alumno pudier elegir lo que le resultara más fácil o más grato", generalizó el ministro. En cuanto a la Formación Profesional (FP), Wert justificó el aplazamiento de los módulos de 2.000 horas por razones de eficiencia, "de acuerdo con todas las comunidades". 
Asimismo, también aseguró que la postergación de los cambios en el cuarto curso de ESO aprobados por el anterior Gobierno socialista se debe a que "no tendría sentido incorporarlos para que estén vigentes sólo un curso". Y es que la reforma de Wert, en la que todo apunta a que recogerá las propuestas de FAES, es inminente. El ministro resume la base del cambio en la "conversión" del último curso de ESO en un curso "propedéutico", es decir, con "mucha troncalidad y una diversificación de caminos" entre el Bachillerato y la FP de grado medio. 
 Pese a las críticas del sector, que teme que esta decisión expulse del sistema a los estudiantes rezagados, Wert se defendió: "Ese curso sigue formando parte integrante de la educación obligatoria y gratuita". La idea, subrayó, es que la elección temprana pueda servir de motivación para continuar el recorrido académico a estudiantes que hoy no la tienen. 
 Por último, con la finalidad de adecuar el sistema de evaluación al utilizado por la OCDE en el informe PISA, Wert prevé "revisarlo en profundidad" y "acordar con las comunidades criterios de medida del rendimiento académico" de los alumnos de la enseñanza no universitaria. 
 En cuanto al profesorado, el ministro destacó la importancia de la creación del "futuro estatuto del docente público", ya que "los maestros son protagonistas activos del proceso educativo", sentenció. "Las comparaciones internacionales nos ponen de manifiesto que, en España, el ingreso en la carrera docente es atractivo económicamente, pero deja de serlo después porque tiene muy pocos incentivos", opinó. "No solo dinerarios, también de progresión profesional, especialización y actualización de conocimientos", especificó Wert, que indicó también la necesidad de evitar obstáculos en el proceso de selección para que los mejores estudiantes se interesen por la docencia. 
 Preguntado sobre quién asumirá el coste de la reforma, el sucesor de Ángel Gabilondo respondió que, como autora de la legislación básico, corresponde a la administración central. "Evidentemente, en las circunstancias económicas y financieras que estamos -adviertió- vamos a ser enormemente cuidadosos en establecer los calendarios de implantación que sean necesarios para evitar que el coste se convierta en obstáculo para la reforma". 
 El tipo de reforma que se prepara "no tiene por qué ser onerosa desde el punto de vista económico", según Wert, quien se mostró confiado en conseguir fondos europeos de programas de reducción del paro juvenil, especialmente para la FP. Para ello, tamién resaltó como "absolutamente esencial" el diálogo amplio con todas las partes del sector: sindicatos, asociaciones profesionales, empresariales y de estudiantes. 
Lo "extremadamente deseable", dijo, sería un pacto. "Las bases del sistema educativo -enfatizó- son tema de Estado, en el que es deseable un amplio acuerdo entre fuerzas políticas y también dentro de la comunidad educativa. No voy a regatear esfuerzos en esa dirección", remachó. Aun así, el ministro reconoció que el ambiente para el acuerdo no es el más propicio en estos momentos, porque los "intereses legítimos" de los agentes del sistema pueden no ser favorables a las medidas de ahorro en educación aprobadas por el Gobierno recientemente. "Pero el pacto educativo es el que se teje en torno a la legislación educativa básica", concluyó.

La Generalitat inicia los trámites para recurrir 


El gobierno catalán ha solicitado un dictámen al Consejo de Garantías Estatutarias sobre el Real Decreto de medidas de ahorro en materia de educación, especialmente sobre los artículos referentes a la financiación de las becas y a la modificación de la Ley Orgánica de Universidades. En un comunicado, la Secretaria de Universidades informa hoy de que los artículos referentes a la financiación de las becas y a la modificación de la Ley Orgánica de Universidades invadirían competencias autonómicas, "además de ser contrarios a las bases del modelo universitario catalán que tiene como uno de los ejes fundamentales laequidad en el acceso a la educación superior".  La solicitud de dictamen se une a la que ya hizo la consellera de Enseñanza, Irene Rigau, la pasada semana al considerar que existe una invasión competencial en varios aspectos del Real Decreto de medidas de ahorro en materia de educación que aprobó el consejo de ministros en abril. Un informe jurídico previo de los servicios legales de la Generalitat apunta ya en la dirección de la invasión competencial, según explicó la consellera en rueda de prensa, en concreto en lo que se refiere al incremento de horas lectivas de los docentes y la regulación de las sustituciones de los profesores no universitarios. En cuanto al ámbito universitario, la Secretaria de Universidades e Investigación informa hoy de que se ha solicitado el dictamen de los puntos 1, 3 y 4 del artículo 6 que modifica la Ley Orgánica de Universidades y del artículo 7 referente a la financiación de las becas y las ayudas al estudio, que se considera que invaden competencias propias de Cataluña. El Govern condiciona cualquier medida sobre precios públicos al hecho de que ningún estudiante quede fuera de la universidad por razones económicas , según se afirma en el comunicado.


NOTICIAS RELACIONADAS

.

Archivo del blog

.