miércoles, enero 16, 2013

El Cóctel de la Felicidad. Imma Muñoz. Sebastiá Serrano

-La sensación de bienestar depende de una combinación de hormonas que la ciencia está cada día más cerca de descifrar. El lingüista Sebastià Serrano lo desvela en su último libro 

  -LO HA CANTADO WAGNER, lo han escrito poetas en todas las lenguas y el mito ha llegado hasta nuestros días: existe un brebaje que condena a quienes lo beben a sucumbir al poder de un amor que nada (ni las amenazas, ni los castigos, ni siquiera la muerte) puede destruir. Que se lo pregunten, si no, a Tristán e Isolda. Qué contiene esa fórmula parecía algo imposible de saber hasta que la investigación científica llegó a tal nivel que la magia quedó reducida, casi, casi, a fórmula química. Con algún elemento incontrolable, gracias a Eros, pero con otros tan claramente identificables que podemos afirmar que esto de enamorarse tiene más que ver con Ramón y Cajal y Albert Einstein que con el príncipe azul. Con moléculas en danza que con danzas en palacio. 

- Sebastià Serrano (Bellvís, Lleida, 1944) lleva décadas dándole vueltas a todo esto. A los elementos tangibles, detectables en el laboratorio, y a los intangibles que ni siquiera los tocados por las ?echas de Cupido son capaces de identificar. Su formación en Matemáticas y Letras y su condición de catedrático de Lingüística General (en la Universitat de Barcelona) le permiten tener una visión completa de la complejidad del ser humano, en la que lo biológico y lo cultural se conjuran para que la especie se perpetúe y evolucione. Su libro Del amor, la mentira y la persuasión (Destino), que sigue a otros como El regalo de la comunicación (2003), El instinto de la seducción (2004), Los secretos de la felicidad (2006) y el premio Anagrama de Ensayo Elementos de lingüística matemática (1988), hace fácil esa complejidad y muestra cómo la comunicación es el cemento que aglutina los ladrillos de esos materiales aparentemente antagónicos para que con ellos sea posible construir el sólido edificio de una buena relación. 

- Del amor, la mentira y la persuasión es un recorrido de 280 páginas por el nacimiento de las emociones y los cambios que han provocado en el desarrollo mental y físico del ser humano que tiene una finalidad: Guiar al lector por el camino de la comunicación para que pueda controlar los momentos de malestar y descubra que hay senderos que llevan a estados de mayor bienestar que incluso le pueden ayudar a ser feliz? Poner a su alcance, en definitiva, la copa, los ingredientes y, sobre todo, los trucos de experto barman que le permitan saborear el cóctel de la felicidad. 

- LOS INGREDIENTES No faltan en ningún filtro de amor, aunque sus proporciones varían a medida que la relación avanza. Eso sí, hay que servirlos siempre en un vaso poliédrico que va cambiando de cara con el paso del tiempo. - FENILETILAMINA: La hormona del subidón, esa que, al principio de la relación, nos permite pasar noches enteras haciendo el amor o simplemente hablando, ajenos al sueño o al hambre. Una anfetamina natural con fecha de caducidad. - OXITOCINA: La de la amistad, la confianza, el vínculo. Se produce en abundancia durante las relaciones sexuales. Atenúa el estrés. DOPAMINA: Vinculada a la ilusión por lo nuevo, a la motivación. Proporciona energía y euforia. - VASOPRESINA: Muy parecida a la oxitocina. Se la conoce como la hormona de la fidelidad. Puede hacer brotar la semilla de los celos. SEROTONINA:Inhibe la agresividad. Su falta aumenta la negatividad y la tendencia a los estados depresivos. - ENDORFINAS: Ayudan a conservar la llama del amor cuando la hoguera empieza a apagarse?, resume Serrano.

- TRUCO 1: LOGRAR UNA BUENA RELACIÓN. Nuestro cerebro busca las buenas relaciones. Las necesitamos: oír voces amables, ver caras amables, encontrar una respuesta adecuada por parte del otro cuando queremos establecer un contacto emocional. Así que, para lograr tener una sensación de felicidad, alcanzar una buena relación (no necesariamente de pareja) es fundamental, explica Serrano. Tanto las emociones como el conocimiento tienen que estar presentes en ella. Y hay un trasfondo químico, con unas cuantas sustancias que no pueden faltar. Como la feniletilamina, que, cuando se descubrió, fue bautizada como la molécula del amor y llegó a ocupar la portada del Times como molécula del año. Se creyó que se había dado con la clave del amor, pero después se ha visto que no era tan sencillo, que las buenas relaciones son mucho más complejas y que además tienen estadios y manifestaciones diferentes que ponen en juego diversas combinaciones de hormonas, continúa. Por ejemplo, en el momento del enganche es fundamental la feniletilamina, pero cuando ha transcurrido un tiempo su presencia ya no es tan necesaria y entra en juego la oxitocina, que favorece el apego y el compromiso. En el mismo sentido actúa la vasopresina, que, además, se vincula con los celos porque se la relaciona con la sospecha de infidelidad y el deseo de defender a la prole y la hembra del acoso de otros machos. Y en ese cóctel hormonal no puede faltar la dopamina, que tiene mucho que decir respecto a la motivación, a la ilusión por lo nuevo, a la sorpresa. Potencia la curiosidad y se segrega durante las actividades placenteras: ante la buena mesa, al hacer el amor, al escuchar la música que nos gusta o cuando gana nuestro equipo. La presencia de estos ingredientes es condición necesaria para una buena relación, aunque, por desgracia, no suficiente: Igual que nosotros envejecemos, nos oxidamos, las relaciones también se oxidan. Así que, ya que nosotros podemos tomar antioxidantes, deberíamos añadirlos a nuestro cóctel de la felicidad?, apunta Serrano. En síntesis: buscar siempre la cara positiva de los hechos, aceptar la posición del otro y la influencia mutua, y tener cuidado con la crítica, el menosprecio, la actitud defensiva y la actitud evasiva. Y nunca olvidar que la pareja es ?una cultura común pero dos universos culturales que a veces se enfrentan?. - FÍSICA Y QUÍMICA DE LAS RELACIONES Del amor, la mentira y la persuasión (Destino), o cómo las ganas de agradar son el mejor acicate para la evolución. a ?Un cerebro enamorado es un cerebro capaz de explorar los límites de su pensamiento?  

- TRUCO 2: VISITAR LOS PAISAJES DE LA LENTITUD Y LA SOLEDAD. ?Nuestro cerebro está diseñado para gozar de la compañía: pareja, amigos, familia... Sin embargo, igual que a través de una buena relación podemos sentirnos muy recompensados, hay personas que logran ese bienestar cultivando un sentimiento de conexión con el mundo entero, una idea de trascendencia, de Dios. También el conocimiento y la contemplación pueden proporcionar mucho placer. En nuestra sociedad hay gente que quiere visitar los paisajes de la soledad durante unos días. No se querría instalar en ellos, pero cree que pasar algunos momentos allí es bueno. Y lo es. También gozar de la lentitud. Hace unos años se publicó un libro titulado Elogio de la lentitud [de Carl Honoré]: pues yo también quiero hacer ese elogio. Visitar ese tipo de paisajes (de la soledad, de la lentitud) es algo que recomendaría para ser feliz. Encontrarán en ellos cosas muy interesantes?. 

- TRUCO 3: CULTIVAR LA CREATIVIDAD.Lo de que las mejores historias de amor se escriben en momentos de desamor es un tópico que necesita revisión urgente. Un cerebro enamorado es un cerebro en condiciones de explorar los límites de su pensamiento aplicando los programas más creativos, dice Serrano en su libro. O sea, que el amor estimula la inteligencia. Siempre me ha gustado saber cuál era el estado anímico de los científicos cuando hicieron sus grandes hallazgos, y en general vivían un momento eufórico. La euforia favorece el descubrimiento. Y hay que tener en cuenta otra cosa: la actividad creativa es, muchas veces, euforizante, corrobora de viva voz. Así que la conclusión es evidente: cultivar la creatividad le pone la guinda al cóctel. 

- TRUCO 4: LIDIAR CON EL ENGAÑO. La capacidad de enmascarar o manipular los hechos? es otra de las características del ser humano que ha favorecido el desarrollo de su inteligencia: crear y mantener una mentira requiere un alto nivel de atención, lo mismo que detectarla. Y ambas habilidades han sido importantes para la supervivencia de la especie. Como explica Serrano, hay un tipo de mentira que actúa como una especie de lubricante de las relaciones, una vía para conectar emocionalmente con ellas, que no perjudica a nadie?. Al contrario: dominar el arte de usarla puede ser beneficioso para la comunidad. Sin embargo, hay que tener todas las alarmas activadas para detectar el engaño destinado a sacar provecho de la buena fe del prójimo: nuestros ancestros castigaban a quienes mentían reiteradamente excluyéndolos del grupo y, pese a que en sociedades tan complejas como la nuestra los mentirosos campan a sus anchas y su habilidad para la manipulación les pone al alcance de la mano el éxito social, es muy recomendable que empleemos la misma táctica. Porque una simple gota de hiel manda al traste la poción más dulce. 

- TRUCO 5: DAR LAS GRACIAS Y PEDIR PERDÓN. Tal vez les sorprenda, pero hacerlo libera oxitocina. Esos pequeños gestos ayudan a ser feliz. Quienes los hacen se sienten mejor, y también quienes los reciben. Se ha insistido mucho en nuestra concepción biológica egoísta, pero sin colaboración no habríamos llegado donde estamos?, dice Serrano. Así que, si siguen ustedes aquí, gracias. Y si se han perdido por el camino, aunque ya no vayan a leerlo, perdón por haberles soltado la mano. Y a unos y otros, chinchín.

.

Archivo del blog

.