martes, abril 27, 2010

Unas maestras cántabras posan desnudas para ayudar a niños indígenas de Perú

21/11/2009 15:10 h DERECHOS DEL MENOR. Unas maestras cántabras posan desnudas para ayudar a niños indígenas de Perú. • Quieren recaudar dinero para que los chicos accedan a estudios universitarios. foto: Tres de las páginas del calendario en el que posan las profesoras cántabras. Foto: EFE / JAVIER ROSENDO. EFE SANTANDER
Un grupo de maestras de Cantabria ha decidido mostrar su cuerpo en un calendario para ayudar a que niños indígenas de Perú puedan ir a la universidad y, con ese único objetivo, estas educadoras van a seguir luchando por un proyecto que no quieren que sea la imagen de la polémica, sino de la solidaridad.
Las educadoras que hace un año decidieron poner en marcha el proyecto Machupichu, llevan en este tiempo cosiendo broches, organizando fiestas y convocando rastrillos benéficos para conseguir que los niños de un poblado del Amazonas puedan ir a la universidad cuando acaban Secundaria. Y ya han logrado que cuatro jóvenes estén cursando estudios universitarios en Cuzco.
Lo que se ve en la playa
Al principio del verano, estas cooperantes, en un proyecto que inició hace unos años un maestro de San Sebastián, decidieron apostar por una manifestación artística y ahí surgió la elaboración de un calendario con fotografías suyas en las que muestran parte de sus cuerpos, pero "no más de lo que se ve en una playa".
La noticia de la publicación de este calendario suscitó cierta polémica en el entorno de estas profesoras, lo que llevó a que algunas de ellas pidieran que se retirara su imagen.
Dos de las maestras con las que ha hablado Efe, que prefieren expresarse como colectivo, no a título particular, comprenden que, "por los motivos que sea", algunas compañeras hayan querido retirarse de esta iniciativa, pero aseguran que todas siguen en el proyecto "Machupichu" y su relación es "estupenda" para continuar con este proyecto solidario.
Defender los derechos del niño
En este calendario, las maestras han intentado recordar a los ciudadanos la importancia de defender los derechos del niño y, por ello, esta semana sale a la venta (con 1.500 copias en formato pequeño y 500 en formato grande), coincidiendo con la conmemoración del Día Mundial de la Infancia.
Los derechos de los menores son recogidos en las doce imágenes para doce meses que incluye el calendario, que, por ejemplo, en marzo muestra a una de estas profesoras, rodeada de alimentos, que se tapa el pecho con un libro de cocina y sobre ella se lee: "Todos los niños tienen derecho... a la alimentación".
Con los niños en la selva
Así, ocurre con otra de las maestras que, en avanzado estado de gestación, ilustra julio con el perfil de su cuerpo y la frase: "Todos los niños tienen derecho... a tener familia".
Las imágenes han sido realizadas de forma desinteresada por el fotógrafo cántabro Javier Rosendo, q
uien ha asegurado que el proceso ha estado "muy cuidado" y que lo que se ven no son desnudos.
Además, junto a las imágenes de las maestras siempre se incluye una fotografía de los niños de la selva del Amazonas a los que irá dirigido el dinero que estas educadoras recauden y que aún no se tiene contabilizado.

Un grupo de maestras se desnuda para un calendario solidario. Las docentes abanderan un proyecto para financiar estudios superiores a jóvenes de Perú. 22/11/2009
La solidaridad no tiene límites. Así piensan un grupo de maestras de Cantabria que no han tenido reparos en posar sin ropa ante la cámara de Javier Rosendo. Son las protagonistas de un calendario benéfico para su proyecto Machupichu, que nació hace un año con la idea de apoyar el acceso a la universidad de jóvenes indígenas de Perú.
Lo que empezó con unas colectas tradicionales --fiestas, rastrillos benéficos o coser broches-- dio un giro el pasado verano cuando las profesoras decidieron elaborar una "manifestación artística" en forma de calendario. La mejor forma de que su propósito no pasara inadvertido fue con imágenes de sus cuerpos desnudos, "pero no más de lo se puede ver en una playa", dicen.
El hecho provocó polémica en el entorno de las profesoras, y algunas decidieron desmarcarse del tema. Las que han seguido adelante, entre ellas una embarazada, lo han hecho además en un almanaque que recoge los derechos de la infancia.
El viernes, coincidiendo con el Día Mundial de la Infancia, se pusieron a la venta 2.000 copias del calendario. Si hasta ahora han logrado que cuatro jóvenes vayan a la universidad en Cuzco, confían en que su desnudo sirva para aumentar la cifra.

Un grupo de maestras de Cantabria posa en un calendario para ayudar a niños indígenas de Perú
21.11.09 | 12:41 h. Agencia EFE
Un grupo de maestras de Cantabria ha decidido mostrar su cuerpo en un calendario para ayudar a que niños indígenas de Perú puedan ir a la universidad y, con ese único objetivo, estas educadoras van a seguir luchando por un proyecto qu
e no quieren que sea la imagen de la polémica, sino de la solidaridad.
Una profesora de Cantabria posa desnuda para un calendario destinado a ayudar a que niños indígenas de Perú puedan ir a la universidad. EFE
Las educadoras que hace un año decidieron poner en marcha el proyecto "Machupichu", llevan en este tiempo cosiendo broches, organizando fiestas y convocando rastrillos benéficos para conseguir que los niños de un poblado del Amazonas puedan ir a la universidad cuando acaban Secundaria. Y ya han logrado que cuatro jóvenes estén cursando estudios universitarios en Cuzco.
Al principio del verano, estas cooperantes, en un proyecto que inició hace unos años un maestro de San Sebastián, decidieron apostar por una manifestación artística y ahí surgió la elaboración de un calendario con fotografías suyas, en las que muestran parte de sus cuerpos pero "no más de lo que se ve en una playa".
La noticia de la publicación de este calendario suscitó cierta polémica en el entorno de estas profesoras, lo que llevó a que algunas de ellas pidieran que se retirara su imagen.
Dos de las maestras con las que ha hablado EFE, que prefieren expresarse como colectivo, no a título particular, comprenden que, "por los motivos que sea", algunas compañeras hayan querido retirarse de esta iniciativa, pero aseguran que todas siguen en el proyecto "Machupichu" y su relación es "estupenda" para continuar con este proyecto solidario.
En este calendario, las maestras han intentado recordar a los ciudadanos la importancia de defender los derechos del niño y, por ello, esta semana sale a la venta (con 1.500 copias en formato pequeño y 500 en formato grande), coincidiendo con la conmemoración del Día Mundial de la Infancia.
Los derechos de los menores son recogidos en las doce imágenes para doce meses que incluye el calendario, que, por ejemplo, en marzo muestra a una de estas profesoras, rodeada de alimentos, que se tapa el pecho con un libro de cocina y sobre ella se lee: "todos los niños tienen derecho... a la alimentación".
Así, ocurre con otra de las maestras que, en avanzado estado de gestación, ilustra julio con el perfil de su cuerpo y la frase: "todos los niños tienen derecho... a tener familia".
Las imágenes han sido realizadas de forma desinteresada por el fotógrafo cántabro Javier Rosendo, quien ha asegurado que el proceso ha estado "muy cuidado" y que lo que se ven no son desnudos.
Además, junto a las imágenes de las maestras siempre se incluye una fotografía de los niños de la selva del Amazonas a los que irá dirigido el dinero que estas educadoras recauden y que aún no se tiene contabilizado.
Sí reconocen, según han dicho a Efe, que va a ser "mucho más" de lo que han logrado hasta ahora, ya que sin salir los calendarios a la venta, han recibido llamadas de varios lugares de España para adquirirlos.
Los calendarios van a venderse, en principio, en Cantabria, aunque estas profesoras no descartan encargar otra tirada y poder venderlos en más lugares.
Porque han insistido en que lo importante es obtener fondos para que los jóvenes indígenas peruanos puedan tener una carrera universitaria, a la que no podían optar porque al finalizar la Secundaria tenían que volver a su poblado a trabajar en el campo.
Ahora, tras este proyecto, estos jóvenes pueden ir a Cuzco a estudiar en una universidad. Todos los trámites para que residan y estudien allí son realizados por el maestro guipuzcoano que inició este proyecto y que, en periodos de excedencia, va a Perú a ver cómo están sus estudiantes y animar a otros a ser universitarios.

.

Archivo del blog

.